miércoles, 29 de agosto de 2012

El "lobby" sionista español




















http://www.diagonalperiodico.net/El-lobby-sionista-espanol.html?id_mot=50

GRUPOS CERCANOS AL PP DEFIENDEN LAS TESIS ISRAELÍES MÁS CONSERVADORAS

L. M. / Valencia

Jueves 9 de noviembre de 2006. Número 41
 
La guerra en Líbano ha puesto de manifiesto la influencia de los sectores‘neocon’ proisraelíes en la política española.


El pasado mes de julio Israel volvió a enzarzarse en una guerra contra el vecino país de los cedros. Mientras, lejos de allí, en Madrid, la política española se veía impregnada por este conflicto. Ante las críticas del Ejecutivo socialista a la agresión israelí, el Partido Popular hizo suya, junto a la embajada israelí, la“guerra contra el antisemitismo” a través de los responsables de la política exterior del partido, Gustavo de Arístegui y Jorge Moragas (la Secretaría de Relaciones Internacionales del PP depende directamente del presidente nacional).
 
Arístegui, supuesto experto en geopolítica de Oriente Medio del PP, ha hecho suya la ‘cruzada por Israel’ con la publicación de libros y artículos donde expone sus tesis, que rozan la difusa frontera de la islamofobia. Y es que, en la guerra de la información y la propaganda, los defensores del Estado de Israel han utilizado sistemáticamente el leitmotiv del “antisemitismo” para desacreditar las posturas críticas hacia las políticas israelíes en los Territorios Ocupados y en Oriente Medio. Sin embargo, el alineamiento del PP con la política israelí no es ni mucho menos una novedad. Desde que el Estado español estableciera relaciones diplomáticas con Israel el 17 de enero de 1986 en La Haya, las posturas de los diferentes ejecutivos hacia el conflicto entre palestinos e israelíes han variado significativamente. Los sucesivos gobiernos socialistas de Felipe González, queriendo guardar su aparente entendimiento con el mundo árabe, mantuvieron cierta distancia hacia la política israelí en los territorios ocupados y en Oriente Medio. Sin embargo la llegada del Gobierno de Aznar, especialmente inspirado de las tesis neoconservadoras del Gobierno de Bush en su segunda legislatura, da un giro en la implicación del Estado español en el conflicto palestinoisraelí y en la política exterior en general. Invitado ya en febrero de 1994, estando en la oposición, a visitar Israel, por parte del entonces primer ministro Isaac Rabin de visita oficial en Madrid, Aznar multiplicó sus visitas, la mayoría oficiales, algunas privadas, al país, siendo presidente.
 
A partir de la derrota electoral del PP, los halcones del partido en la oposición radicalizan el discurso, pretendiendo liderar una defensa de Israel en el panorama internacional frente al terror árabo-islámico. En el informe titulado La OTAN: una alianza por la libertad, la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), el think tank oficial del PP, sostenía que “la OTAN debe convertirse en una auténtica Alianza por la Libertad, cuyo objetivo prioritario es vencer al Terror”. Para ello, el laboratorio de ideas presidido por el ex presidente José María Aznar propone “transformar la ampliación, invitando a adherirse a Israel”, entre otros países como Japón, Australia, Colombia e India. Junto a la FAES y al propio embajador de Israel en España, Víctor Harel, siempre en buena sintonía con los postulados populares, los medios de comunicación más beligerantemente afines al PP, como la cadena episcopal COPE y Libertad Digital, completan la cruzada por la defensa de Israel. Desde los think tanks más cercanos al PP, sobre todo la Fundación FAES y el Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), con Florentino Portero y Rafael Bardají a la cabeza, se acostumbra a defender apasionadamente a Israel y la estrategia‘neocon’ en Oriente Medio.
 
El funcionamiento en red de estas instituciones les permite estar conectadas con los principales think thanks neoconservadores en el mundo, tanto en Estados Unidos (Project for the New American Century y Middle East Forum) como en el propio Israel (Middle East Media Research Institute y Begin-Sadat Center for Strategic Studies). Un ejemplo de ello son las dos visitas que Rafael Bardají, presidente del GEES, hizo al presidente estadounidense George W. Bush: el 9 de septiembre de 2004, en compañía de Aznar, Ana Botella y Alejandro Agag; y el 19 de enero de 2005, con motivo de la toma de posesión de Bush en su segundo mandato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario