jueves, 13 de septiembre de 2012

La verdad sobre la crisis económica española




En conjunto, unos 120.000 millones, equivalentes al 11,4% del PIB, se despilfarran anualmente en un sistema de nepotismo, corrupción y falta de transparencia.

Stefanie Claudia Müller, periodista corresponsal alemana en España. Publicado en varios diarios alemanes antes de ser traducido al español y correr por la red como un reguero de pólvora.

Hoy, 6 de septiembre, se encuentran en Madrid los gobiernos de Alemania y España, acompañados de un nutrido grupo de empresarios, y donde seguro hablarán sobre las condiciones para poder otorgar más ayudas financieras a España o a su sistema bancario. En los dos lados se ha elevado el tono en los últimos meses y es con gran expectación que España espera ahora la decisión que va a tomar el Tribunal Constitucional alemán, que esa sí es crucial, el día 12, sobre la conformidad o no del rescate europeo y las obligaciones derivadas para los alemanes.

En Alemania crece la critica contra la supuesta "mentalidad de fiesta" de los españoles; en España los medios cada vez son más negativos con la supuesta dureza de la canciller Merkel. Pensamos que la situación es mucho más compleja de lo que presentan ambos gobiernos y la mayoría de los medios. España no es Grecia, pero España puede ser un paciente crónico si Alemania, junto con Europa, no contribuye a solucionar sus verdaderos problemas.

España no debería recibir más dinero sin que se cambie a fondo el sistema político y económico, hoy en manos de una oligarquía política aliada con la oligarquía económica y financiera, y sin que se aumente la participación ciudadana real en las decisiones políticas. Para no perpetuar la crisis y endeudar a los españoles durante generaciones, el Gobierno español debe reformar a fondo la administración de las comunidades autónomas y los ayuntamientos, en su mayoría en bancarrota y completamente fuera de control, sometiendo a referéndum el modelo de Estado.

Este tema es la clave del futuro de España, porque las regiones, ayuntamientos y diputaciones son los responsables de los dos tercios del gasto público -234.000 millones frente a 118.000 el Estado en 2011-, excluyendo la Seguridad Social -23.000 millones-, y este gasto se realiza en condiciones de descontrol, despilfarro y corrupción totalmente inaceptables. Las razones verdaderas de la crisis del país, en consonancia con lo dicho, nada tienen que ver con salarios demasiado altos -un 60 % de la población ocupada gana menos de 1.000 euros/mes-, pensiones demasiado altas -la pensión media es de 785 euros, el 63% de la media de la UE-15- o pocas horas de trabajo, como se ha trasmitido a veces desde Alemania. A España tampoco le falta talento, ni capacidad empresarial ni creatividad. Tiene grandes pensadores, creativos, ingenieros, médicos excelentes y gestores de primer nivel.


La razón de la enfermedad de España es un modelo de Estado inviable, fuente de todo nepotismo y de toda corrupción, impuesto por una oligarquía de partidos en connivencia con las oligarquías financiera y económica, y con el poder judicial y los organismos de control a su servicio. En España no existe separación de poderes, ni independencia del poder judicial, ni los diputados representan a los ciudadanos, solo a los partidos que los ponen en una lista. Todo esto lleva también a una economía sumergida que llega al 20% del PIB y que frena la competencia, la eficacia y el desarrollo del país. Además, detrae recursos con los que podrían financiarse educación y sanidad.

Las ayudas para España, igual que para otros posible candidatos de rescates, no deben ir a bancos ya casi en bancarrota y fuertemente politizados. En la CAM, el Gobierno ha comprometido 16.000 millones de dinero público en lugar de cerrarla; en Bankia, 23.000, y el Ejecutivo acaba de darle 5.000 millones urgentemente para cubrir pérdidas en vez de cerrarla, y además de forma tan extraña que despierta todo tipo de recelos. ¿Por qué se ha utilizado el dinero de los españoles (FROB) en vez de esperar los fondos de la UE? Es lícito suponer que la razón es la siguiente: los bancos no quieren que la UE investigue sus cuentas.

Control estricto y duras condiciones. Ya el caso de Grecia ha demostrado que las ayudas europeas tienen que estar vinculadas a un control estricto y condiciones duras. Esas condiciones no pueden solamente representar recortes sociales o subidas brutales de impuestos, como hace ahora el Gobierno de Mariano Rajoy con la excusa de Europa . Se tiene que cambiar más en España que cortar gasto social, que de todos modos es mucho más bajo que en Alemania, y hay otros gastos infinitamente más relevantes que se pueden eliminar. Además, los casos de corrupción resultan tan escandalosos, incluso en el propio Gobierno, que uno solo puede llegar a una conclusión: el dinero de Europa no puede ser manejado por personas tan increíblemente venales.

La pasada semana el ministro de Industria Soria -imputado también por corrupción urbanística en Canarias- acusó al ministro de Hacienda en el Consejo de Ministros de favorecer descaradamente a la empresa líder de renovables, Abengoa, de la que había sido asesor, en la nueva regulación de estas energías, que reciben más de 7.000 millones de euros de subvenciones anualmente. Y Rajoy, al que entregó una carta probatoria, ni dijo ni hizo absolutamente nada.

No puede permitirse por más tiempo este nivel de corrupción, y menos aún a 17 regiones funcionando como estados independientes, con todos los organismos multiplicados por 17, desde 17 servicios meteorológicos a 17 defensores del pueblo, con 200 embajadas, 50 canales de TV regionales en pérdida, 30.000 coches oficiales o 4.000 empresas públicas que emplean a 520.000 personas, creadas específicamente para ocultar deuda y colocar a familiares y amigos sin control ni fiscalización alguna. En conjunto, unos 120.000 millones, equivalentes al 11,4% del PIB, se despilfarran anualmente en un sistema de nepotismo, corrupción y falta de transparencia.

Y con esto se tiene que acabar, entre otras cosas, porque ya no hay dinero. Los últimos datos de las cuentas públicas conocidos la pasada semana son escalofriantes. El déficit del Estado a julio ascendió al 4,62% del PIB, frente a un déficit del 3,5% comprometido con la UE para todo el año (del 6,3% incluyendo regiones y ayuntamientos). Pero lo realmente inaudito es que España está gastando el doble de lo que ingresa. 101.000 millones de gasto a julio frente a 52.000 millones de ingresos, y precisamente para poder financiar el despilfarro de regiones y ayuntamientos, que no están en absoluto comprometidos con la consolidación fiscal.

El tema del déficit público es algo que roza la ciencia ficción, y que ilustra perfectamente la credibilidad de los dos últimos gobiernos de España. En noviembre de 2011, el Gobierno dijo que el déficit público era del 6% del PIB; a finales de diciembre, el nuevo Gobierno dijo que le habían engañado y que el déficit era superior al 8%, y que se tomaba tres meses para calcularlo con toda precisión. A finales de marzo, se dijo que definitivamente era del 8,5%, y ésta fue la cifra que se envió a Bruselas. Dos semanas después, la Comunidad de Madrid dijo que sus cifras eran erróneas y el Ayuntamiento de la capital igual… el déficit era ya del 8,7%.

Sin embargo, la semana pasada el INE dijo que el PIB de 2011 estaba sobrevalorado y, con la nueva cifra, el déficit era del 9,1%; dos días después, Valencia dijo que su déficit era de 3.000 millones más; o sea, que estamos en el 9,4% y las otras 15 CCAA y 8.120 ayuntamientos aún no han corregido sus cifras de 2011. Lo único que sabemos es que están todas infravaloradas. El déficit real de 2011 puede estar por encima del 11%, y en 2012 se esta gastando el doble de lo que se ingresa. Como dice el Gobierno de Rajoy, “estamos en la senda de convergencia”. Y es verdad… de convergencia hacia Grecia.

Claramente, la joven democracia española tiene todavía muchos déficits de representatividad y de democracia que deberían interesar a la canciller Merkel y también a Europa, si queremos evitar una Grecia multiplicada por cinco y salvar el euro. Esto es lo que ha hecho posible el despilfarro masivo de las ayudas europeas, con una asignación disparatada de las mismas, a pesar de que estas ayudas han supuesto una cifra mayor que la del Plan Marshall para toda Europa.

Es frustrante que a causa de este sistema oligárquico nepotista y corrupto se destroce talento y creatividad y que ahora muchos jóvenes se vean forzados a trabajar fuera, muchos en Alemania. Esa situación nos ha llevado a una distribución de riqueza que es de las más injustas de la OECD. La antaño fuerte clase media española está siendo literalmente aniquilada.

Resumiendo: no es una falta de voluntad de trabajo, como se piensa tal vez en algunos países del norte de Europa, lo que hace que España sufra la peor crisis económica de su Historia. Es un sistema corrupto e ineficiente. La crítica del Gobierno alemán y sus condiciones para un rescate de España se deberían concentrar en la solución de esos problemas. En caso contrario, solo conseguirán que una casta política incompetente y corrupta arruine a la nación para varias generaciones.


*Stefanie Claudia Müller es corresponsal alemana en Madrid y economista.


martes, 4 de septiembre de 2012

Diada del 11 de Septiembre en Cataluña: el lavado de cara del nacionalismo corrupto

 

Psicópatas vampíricos: el verdadero rostro del independentismo catalán.
 
 
Artur Mas y Oriol Pujol, cabezas visibles del independentismo catalán, están tocados por los escándalos de corrupción y la evidencia de la responsabilidad del nacionalismo en la crisis económica de Cataluña, la comunidad más endeudada e ineficiente de España:
 
 

Para combatir este desgaste, como siempre, la pandilla de sinvergüenzas ha levantado la bandera patriótica y amenazado con la secesión. Reclaman los políticos nacionalistas más dinero, pero no "para Cataluña", sino para reventárselo ellos como han hecho a lo largo de los últimos 30 años con los impuestos de todos hasta desembocar en la bancarrota actual.

En suma: Oriol Pujol y Artur Mas necesitan una Diada reivindicativa del 11 de septiembre que les permita legitimar un catalanismo desacreditado y seguir adelante con el negocio que tan a lo grande les permite vivir, a ellos personalmente, a las 300 familias oligárquicas y a toda la costra de parásitos (unos ciento cincuenta mil) que se envuelven con la senyera sin otra finalidad que aprovecharse de los sentimientos patrióticos sinceros de gente engañada reticente a despertar del sueño.

Oponerse a la Diada 2012, no asistir al acto, boicotearlo incluso, es un deber de todos los catalanes que aman realmente a Cataluña y son conscientes de cuál es el principal problema que aqueja al país: la mafia "catalanista". Por ese motivo nosotros no asistiremos a la Diada ni reclamaremos la independencia, esa supuesta utopía que en realidad será el paraíso, sí, pero sólo de los mafiosos al estilo de Millet. No vamos a gritar por la familia Pujol, ni  dedicar un minuto de nuestra vida a construir el marco institucional de impunidad total con que los oligarcas, cuando ya no tengan que responder más que ante sí mismos, explotarán y vampirizarán a la ciudadanía catalana hasta la última gota de sangre. Al contrario: hay que oponerse a la independencia porque sólo un tribunal de Madrid podría poner a Oriol Pujol, Artur Mas y a toda la caterva de chupópteros allí donde deberían estar: en la cárcel.


El expolio fiscal de Cataluña: la gran mentira de los nacionalistas

El nacionalismo catalán, el catalanismo y las distintas versiones y graduaciones de esta ideología que gobierna en casi la totalidad de las instituciones de Cataluña, no quiere reconocer ni admitirá jamás, por razones obvias, que los políticos nacionalistas son los únicos responsables de la ruina del país, al que han llevado a la quiebra a base de saquear el erario público durante un cuarto de siglo. Nada menos que 150.000 parásitos viven a cuerpo de rey gracias a que han conseguido manipular a millones de ciudadanos catalanistas, quienes a día de hoy y después de un exhaustivo lavado de cerebro mediático y propagandístico, están convencidos de que España "roba" a Cataluña. Pero los que roban a los catalanes no son sus compatriotas españoles, sino los políticos catalanistas. El supuesto saqueo fiscal de Cataluña por parte de "Madrid" es un mito que no resiste el más mínimo análisis. Cataluña no paga impuestos, no es un sujeto fiscal: quienes pagan impuestos en Cataluña son los ciudadanos, y lo hacen a título individual.

De la misma manera que si en una Cataluña independiente se sumaran todas las declaraciones de renta del suntuoso barrio de Pedralbes en Barcelona y se comparase esa cifra total con el dinero que "recibe" Pedralbes "a cambio", Pedralbes podría afirmar que Cataluña les roba y que si Pedralbes fuese independiente los pedralbenses vivirían mucho mejor que integrados en Cataluña. Pues el resultado de la "balanza fiscal" Pedralbes/Cataluña  "demostraría" que de allí sale mucho más dinero por vía fiscal del que entra mediante inversiones, algo que parece completamente lógico, pues en caso contrario no tendría sentido la declaración de la renta.

En efecto, si hubiera que restituir todo lo pagado a cada contribuyente, ¿para qué la fiscalidad? ¿No sería mejor ahorrarse el viaje de ida y vuelta del dinero y las nóminas de todos los funcionarios del Ministerio de Hacienda, por no hablar del resto de los gastos de papeleo? El impuesto sobre la renta tiene, precisamente, una finalidad redistributiva. Los ricos pagan más para financiar unos servicios públicos que benefician a todos los ciudadanos del Estado, ciudadanos que, en primer lugar, son "iguales ante la ley" y depositarios de unos derechos básicos que conllevan unos deberes institucionales. Los contribuyentes ricos no pagan para que se les "devuelva" lo aportado, sino justamente para que no se les devuelva y ese dinero pueda dedicarse a escuelas, hospitales, prisiones, etc. y, en todo caso, a los ciudadanos más desfavorecidos, sean o no  catalanes. "Cataluña", por tanto, no paga ningún impuesto. No existe algo así como la declaración de renta de Cataluña. La renta fiscal la pagan los ciudadanos en proporción directa a sus ingresos (=fiscalidad progresiva) y ese dinero no se redistribuye en función de criterios territoriales, sino de criterios institucionales y sociales.
 
Algo tan sencillo como esto ha sido manipulado por los nacionalistas. Para los nacionalistas, los problemas económicos de Cataluña, la quiebra de la Generalitat, la astronómica deuda de la comunidad, es el resultado de un saqueo español. Sin embargo, la evidencia es muy otra. Si Cataluña está arruinada, los políticos catalanistas son los únicos responsables.  Por cada catalán hundido en la miseria, hay en la Costa Brava una torre y un velero propiedad de un alto cargo de la administración autonómica.
 
Véanse, en primer lugar, los casos de corrupción de CiU, el partido en el poder:

http://izquierdanacionaltrabajadores.blogspot.com.es/2012/08/artur-mas-ens-roba.html

Véase el uso que se hace del "patriotismo" para engañar a los pobrecitos catalanistas y encubrir el expolio del que esos mismos ciudadanos son víctimas por parte de la mafia política y económica repugnante que controla en Cataluña todos los resortes del poder:

http://izquierdanacionaltrabajadores.blogspot.com.es/2012/08/ciu-un-monton-de-mierda-y-encima.html

Véase el entramado institucional-parasitario de vagos y vividores a todo tren que los ciudadanos de Cataluña deben sostener a sus espaldas. Nada menos que 150.000 energúmenos, que copan decenas de miles de cargos nombrados a dedo:

http://www.libremercado.com/2012-09-01/cataluna-sociedad-ilimitada-1276467257/

Veáse las 300 familias oligárquicas catalanas que mueven los hilos de la tramoya del catalanismo, un negocio del que sólo se benefician ellos pero que requiere el engaño y la manipulación de millones de ciudadanos catalanes, convencidos de su "patriotismo" y de que la culpa de todos los males de esta comunidad está en España:

http://malpharus.blogspot.com.es/2012/08/los-300-de-la-burguesia-catalana.html

Es una vergüenza que los ciudadanos catalanes nos dejemos manipular por el "catalanismo, S. L.", tenemos que decir basta. Artur Mas no ha mostrado compasión ninguna con sus presuntos compatriotas catalanes, y Felip Puig se come lubinas de 87 euros a cargo del presupuesto de la Generalitat mientras la ley de dependencia no se aplica por falta de recursos. Pero esa lubina ya pagaría a un cuidador y hemos de suponer que las lubinas de Puig no son de un día ni sólo de Puig, sino de muchos miles Puigs despiadados que desprecian a sus conciudadanos, incluidos los que sostienen el catalanismo mediante manifestaciones, concentraciones y protestas varias.

Con los políticos catalanistas no se puede ir ni a tomar un café. ¿Bajarás a la Diada para darles cancha inflando el globo del independentismo?


Contra la Diada 2012, contra la mafia oligárquica pujolista

El próximo 11 de septiembre miles de organizaciones colaboracionistas de la mafia (que se subvencionan con el dinero de todos los contribuyentes) han orquestado, fletando autocares de catalanistas perfectamente engañados y manipulados por la propaganda de TV3, una manifestación que exigirá la independencia pero sólo servirá para lavarle la cara a CiU y darle fuerza a Mas en sus reivindicaciones económicas ante el gobierno central. Ese "pacto fiscal" que no es, empero, otra cosa que una fuente de dinero para la mafia oligárquica, es decir, para las 300 familias de garrapatas que enriquécense agitando la demagogia pseudo patriótica del negocio catalanista.

Oponerse a esa manifestación, no asistir a esa ignominia explicando los motivos a tus vecinos y amigos, es un deber cívico que los ciudadanos catalanes (todavía no lobotomizados por la banda de saqueadores "catalanistas") deben cumplir, pues les va en ello su dignidad como personas.

Hazle un favor a Cataluña y a ti mismo como ciudadano catalán libre: NO ASISTAS A LA DIADA.

INDEPENDENCIA=MAS CORRUPCIÓN

http://izquierdanacionaltrabajadores.blogspot.com.es/2009/11/honduras-un-pais-dominado-por-cinco.html



 

lunes, 3 de septiembre de 2012

La mafia catalanista: un enorme parásito de 150.000 individuos que vampiriza Cataluña

http://www.cotizalia.com/opinion/disparate-economico/2012/09/03/las-inauditas-falsedades-del-profesor-sala-i-martin-7372/

Las inauditas falsedades del profesor Sala i Martín
 
Roberto Centeno
 
Es con profundo asombro e indignación, por el engaño que representan para amplios sectores de la sociedad catalana que serían los grandes perjudicados, que leo las inauditas falsedades del profesor Sala i Martín, de la Universidad de Columbia, el cerebro económico de Laporta en el Barça como miembro de la junta directiva, “una máquina de despilfarrar dinero”. En palabras de un lector tan asombrado como yo, “¿cómo puede una universidad de cierto prestigio contratar a un sectario de este calibre?”. Partiendo de unas premisas verdaderas y conocidas por todos -nepotismo, despilfarro, incompetencia, descontrol, corrupción al por mayor-, Sala i Martín da un salto al vacío y llega a una conclusión no solo falsa, sino absolutamente incompatible con sus premisas.

Culpa (¡menos mal!) del desastre económico y del endeudamiento a los anteriores gobiernos de la Generalitat y describe correctamente los mecanismos mediante los que Cataluña ha llegado hasta el bono basura, pero (¡oh maravilla!) solo culpa a los tripartitos, no a Pujol y Familia S.L., que crearon un Estado dentro de otro Estado para expoliar a los catalanes, dedicado en cuerpo y alma al lucro privado y político, ni al actual Gobierno, que es más de lo mismo y que tras fundirse 5.000 millones que Rajoy les había entregado sin condiciones necesitan 5.000 más “urgentemente”. Un dinero que no es para Cataluña, sino para la casta nacionalista, sus 135 diputados, sus 9.000 alcaldes y concejales, sus casi 2.000 entes y chiringuitos de todo tipo donde hay colocadas a dedo 150.000 personas (sagas familiares, amantes y amigos) de un total de 260.000 empleados públicos. Como afirma el líder de Ciutadans, “el rescate es la consecuencia del fracaso de 32 años de gobiernos nacionalistas”; algo que oculta el sectario profesor Sala i Martín.

Pero luego viene lo peor. Sin lógica alguna, después de todo el proceso que describe, afirma que “si Cataluña fuera independiente, sería una de las economía más sanas del mundo y los mercados se pelearían por prestarle dinero”. El grado de irracionalidad y mendacidad que encierra esta frase causa vergüenza ajena. Lo único que explica para sustentar tamaño dislate es que Cataluña tiene el mercado cerrado "porque forma parte de España" y pone como ejemplo a Gas Natural, que tiene los mercados cerrados porque "asocian la empresa con España". Realmente inaudito. Gas Natural es un monopolio que sería delictivo en el resto del mundo, que obtiene sus ingresos del expolio a los españoles -catalanes o no- cargándonos los precios del gas más elevados de Europa, entre un 20 y un 40%, algo que solo el pacto entre la casta política y las oligarquías financiera y empresarial, a cuyo servicio han puesto la Justicia y los organismos de control, ha hecho posible. En una Cataluña independiente, Gas Natural entraría en fuertes pérdidas. Los españoles exigimos la verdad, y se lo tenemos que agradecer a los catalanes honrados que lo han denunciado y calculado, y no a los miserables del PP y del PSOE que consienten la mentira.

El serio aviso de Moody´s y S&P a los nacionalistas

Pero lo que ya es definitivo, porque se trata del pensamiento de los mercados, son los motivos aducidos por Moody´s y S&P para rebajar Cataluña a bono basura. Léanlos porque no tienen desperdicio. Un análisis político inédito y un ataque devastador a las tesis nacionalistas. Así, subraya “el profundo deterioro económico y crediticio de la región, y la incertidumbre que generan las tensiones con el Gobierno”, porque, para los mercados, si Cataluña se separase de España tendría menos acceso al crédito que Ucrania o Kosovo, porque está muchísimo más endeudada y porque “por su debilidad económica individual -las multinacionales instaladas en Cataluña están ahí para abastecer España, sino se marcharían todas- no podría superar el non investment grade”.
Y continua, “los mercados están descontando un mayor riesgo de Cataluña que del propio Estado; en parte es por la situación general que afecta a todo el país, pero la otra parte, un 50%, se explica sólo por el riesgo adicional intrínseco a la región”. Porque son Cataluña -y otras regiones similares- las que elevan el riesgo de España y no al revés, justo lo contrario de lo que el profesor Sala dice a los catalanes. Y, finalmente, lo más obvio: “en el caso de que Cataluña lograra incrementar su participación en los ingresos nacionales -pasara a estar subsidiada por la cobardía de Rajoy y la cúpula del PP catalán, aclaro-, los beneficios de la región irían en detrimento de otras regiones u otros niveles de gobierno”.

Balanzas fiscales, comerciales y de ahorro-inversión

¿Alguien ha visto comparar los flujos comerciales o fiscales entre landers alemanes o estados norteamericanos? Es algo que carece de sentido alguno, pero si nacionalistas y profesores falsarios envenenan cada día a los catalanes tergiversando la verdad porque políticamente les favorece, pues vamos a ello.

Balanzas fiscales

Para empezar, las comunidades autónomas ni pagan impuestos ni reciben servicios, solo los ciudadanos pagan impuestos y reciben servicios, y en todo país civilizado, como sabe muy bien el profesor Sala, los ricos pagan más que los pobres. Botín, para resaltar el absurdo, podría exigir también su balanza fiscal. Lo lógico sería que Cataluña al ser más rica pagara más, y así fue en el pasado, pero no desde 2009. Convivencia Cívica Catalana ha acusado a la Generalitat de “fraude contable”. Cataluña obtuvo un saldo fiscal positivo de 4.015 millones en ese año -el último sobre el que existen datos- si el cálculo se hace correctamente. CiU utiliza múltiples formas de maquillaje contable para engañar a los catalanes porque en eso basa su victimismo. Lo que es inaceptable es que los cobardes de Rajoy y Montoro no reaccionen ante cálculos tramposos, que no hagan pública la realidad. Los españoles exigimos la verdad, y se lo tenemos que agradecer a los catalanes honrados que lo han denunciado y calculado, y no a los miserables del PP y del PSOE que consienten la mentira.

Una de las muchas trampas es considerar el IVA pagado desde fuera de Cataluña como una aportación catalana. El Gobierno autonómico “suma a los impuestos de los otros no pagados por catalanes como una aportación catalana”. Otra, que de lo que gasta el Estado en Cataluña recortan lo que les da la gana porque sí, desde los gastos de Defensa a intereses de la deuda. En concreto, en 2009 redujeron 7.118 millones a 3.268, y así en todo lo demás. Lo que es una auténtica vergüenza es que el profesor Sala, que no puede ignorar estos hechos que los catalanes de pie desconocen, tenga la desvergüenza y la miseria moral no ya de ocultar, sino de seguir afirmando que España roba a Cataluña. Es usted un mentiroso Sr. Sala, y desde aquí le reto a debatir el tema dónde y cuándo usted quiera. Le sugiero un sitio: en la Universidad de Columbia, delante de sus alumnos y los profesores que quieran asistir. By the way, yo me pago el viaje y la estancia. El drama es que cada vez son más los no catalanes que dicen: “Que se vayan, y que se lleven sus bancos, sus empresas y sus productos”.

Balanzas comerciales

Pero eso no es todo. Cataluña obtuvo en 2010 un superávit con el resto de comunidades de unos 25.000 millones. Cataluña vende en el resto de España casi dos tercios de lo que produce. La formación política Ciutadans ha pedido reiteradamente al Parlamento catalán la publicación de las balanzas comerciales con el resto de España y, con los votos en contra de los miserables del PSOE y la abstención no menos miserable del PP, se le ha negado. Hay que expulsar a estos indeseables.

Balanzas de ahorro- inversión

Gracias a su red de bancos, un 70% de las inversiones en Cataluña se financian con ahorro captado en otras regiones.

Como decía el profesor Julio Alcaide, nuestro mejor estadístico y uno de los grandes de Europa, la dependencia comercial de Cataluña del resto de España es tan obvia que asegura no entender cómo es posible que esta comunidad quiera poner límites a la solidaridad con otras regiones, que son, en definitiva, sus mejores clientes. “Si Cataluña perdiera el mercado español su renta per cápita retrocedería en casi una tercera parte”, afirma con cifras Alcaide. Menos que Portugal. ¡A ver si el profesor Sala entiende lo que son hechos y honestidad intelectual!.

¡Dejen de engañar a su gente!

Los políticos y profesores nacionalistas no solamente engañan al pueblo catalán, ocultándoles que su nivel de vida depende esencialmente del mercado español y que, como señalaba el sábado Alfonso Merlos, “una aldea no es un Estado”. ¿Por qué no explican a su gente que en caso de secesión -si un gobierno de España de cobardes lo permitiera- el mercado del resto de España quedaría cerrado para los productos y empresas catalanas, como ha sucedido en todos los casos europeos similares, y donde la parte escindida se ha empobrecido en todos los casos?

¿Y por qué no explican a su gente que en caso de secesión Cataluña no entraría en la UE? La expulsión es automática.“Un territorio que se escinda deja de pertenecer a la UE", recordaría a los energúmenos de ERC -los que tiraban por las ventanas a los abuelos de los chicos de CiU en el 36- cuando estos analfabetos hicieron una consulta. Y ahora se lo acaban de dejar claro a Artur Mas: “Fuera de España no hay Europa”, le ha explicado Durao Barroso. La UE no les admitiría, pero hay más razones: España lo vetaría, y Francia, Reino Unido e Italia, por razones obvias, ¿Y qué iba a hacer Cataluña sin los dos tercios de su mercado natural y fuera de la UE? Y, para terminar, explíquenles a los catalanes que si se separan tendrán que llevarse la cuota parte de la deuda de España, o sea el 180%, y no de la deuda computable, sino de toda ella, de los pasivos en circulación; y eso son más de 200.000 millones.

El drama es que cada vez son más los no catalanes que dicen: “que se vayan, y que se lleven sus bancos, sus empresas y sus productos”. Yo estoy radicalmente en contra. Cataluña es España desde el principio, hace 500 años, y no podemos permitir que la separen cuatro nacionalistas mentirosos y corruptos. Y no hay que enviar los tanques como dicen estos payasos ni nada parecido. Basta aplicar el artículo 155 de la Constitución, y como hizo Tony Blair en el Ulster, anular temporalmente la autonomía. Y no pasaría nada, absolutamente nada. Y tengo otra razón, una personal: he jurado, como muchos otros, ante la bandera de mi Patria defender la unidad de España y, modestamente, pienso hacerlo. Claro que el primer obligado es el Rey, que vive de eso, y Rajoy y Rubalcaba y todos los cargos políticos, militares y civiles. Si olvidan su obligación, como dice la fórmula del juramento, “que Dios se lo demande”. Aunque, personalmente, preferiría que sea un pelín antes: deben pagar en vida por perjuros y por traidores.

TRESCIENTAS FAMILIAS OLIGÁRQUICAS SAQUEAN CATALUÑA DESDE HACE 150 AÑOS

http://malpharus.blogspot.com.es/2012/08/los-300-de-la-burguesia-catalana.html

http://www.libremercado.com/2012-09-01/cataluna-sociedad-ilimitada-1276467257/

http://blogs.libertaddigital.com/enigmas-del-11-m/quien-roba-a-los-catalanes-11549/