lunes, 31 de diciembre de 2012

Israel: los asesinatos selectivos

Israel: Los asesinatos selectivos

Martín Lozada
Poco a poco se va perdiendo el sentido del horror y se normaliza lo que de otro modo resultaría siniestro. Se trata de homicidios seriales, abiertos al público, filmados y reproducidos alrededor del mundo entero. Así resultan ser los asesinatos selectivos que practica el Estado de Israel en relación con ciertos dirigentes palestinos más o menos, según el caso, vinculados con atentados terroristas.

Como sucedió años atrás, en ocasión en que la Corte Suprema israelí autorizó las "presiones físicas" - torturas- sobre detenidos palestinos como medio procesal tendiente a recolectar prueba sobre atentados consumados o a producir, detrás de los asesinatos selectivos hay también una política oficial y de Estado.

Política de Estado que pretende consolidar una ocupación permanente sobre los territorios palestinos que Israel ilegítimamente anexionó de facto en 1967 y que, pese a una ingente cantidad de resoluciones de las Naciones Unidas, se niega a abandonar. Política que se ha profundizado con los programas de asentamientos de colonos israelitas en territorio ocupado, con la construcción de un muro para asfixiar la viabilidad futura de Palestina y, finalmente, con la sistematización de los asesinatos objetos de estas letras.

Tal cual sucede durante la ejecución de todo programa de violación sistemática de derechos humanos, el discurso que emana de los autores resulta pletórico de eufemismos y equívocos. Es por eso que renuncian al término simple y llano de "terrorismo", que tan sólo destinan a los atentados palestinos y, en cambio, se refieren a "eliminaciones", "operaciones puntuales" o a "autodefensa activa".

Como si la manipulación de las palabras pudiera reducir algún grado de responsabilidad o tranquilizar la conciencia colectiva luego del homicidio premeditado, siempre alevoso, a través de bombas o misiles disparados a distancia.

Los asesinatos selectivos comenzaron durante la última etapa de gobierno del laborista Ehud Barak, quien ordenó estas prácticas para sofocar el levantamiento palestino - Intifada de Al Aksa- contra la ocupación militar en Cisjordania y Gaza que estalló el 29 de setiembre del 2000 tras la visita del líder del Likud, Ariel Sharon, a la Explanada de las Mezquitas, lugar sagrado para los musulmanes.

Como primer ministro, Sharon retomó esa estrategia bajo el calificativo de "interceptaciones" y dio luz verde al ejército para aplicarla a su antojo, sobre todo tras el asesinato del ministro de Turismo, Rajavam Zeevi, a manos de activistas del Frente Popular para la Liberación de Palestina, el 17 de octubre del 2001.

Según el Grupo Palestino de Supervisión de los Derechos Humanos, en los casi cuatro años transcurridos desde el inicio de la "Intifada" palestina, las fuerzas israelíes causaron la muerte de 209 palestinos en operaciones de asesinato selectivo, de los cuales sólo 147 eran blancos de los ataques. Los 62 restantes fueron personas ajenas y que poco o nada tenían que ver con el objetivo trazado.

Israel ha argumentado que su política de asesinatos selectivos es un acto legal de autodefensa. Sin embargo, el Convenio Internacional de Derechos Políticos y Civiles de 1966, ratificado por esa nación, estipula que las ejecuciones sin juicio no están permitidas ni siquiera en tiempos de emergencias y conflicto armado. Ese es el significado de su artículo 6, apartado 1, que afirma que "nadie será privado arbitrariamente de su vida".

En un informe de 1983, del relator especial de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, se estableció que "matar deliberadamente a individuos seleccionados, que no se encuentran detenidos por el gobierno" es una "ejecución arbitraria" y viola, por lo tanto, el derecho a la vida, un derecho absoluto que ha sido reconocido por todas las convenciones de derechos humanos como el derecho más básico e importante.

De modo tal que los asesinatos de civiles por parte de un poder ocupante, tal como sucede en este caso, son una grave violación de la Cuarta Convención de Ginebra de 1949, que junto a varios protocolos adicionales establecen lo que está permitido y prohibido en tiempos de guerra y ocupación. Pero, además, constituyen un crimen de guerra y contra la humanidad cuando se llevan a cabo en el contexto de un conflicto armado.

El sociólogo argentino Daniel Feierstein ha escrito con razón que "A menos que la intención sea la de intercambiar el rol de víctima por el de genocida, el pueblo judío también debe aprender e investigar su propia existencia para comenzar a cuestionar los modelos educativos, sociales, políticos o culturales que van construyendo la legitimidad de una práctica social como el genocidio".

Es por eso que los 200.000 israelíes, mayormente pertenecientes a grupos de izquierda y pacifistas, que el pasado sábado 15 se reunieron en la plaza Rabin de Tel Aviv bajo los lemas: "Elegir por la vida-salir de los territorios ocupados" y "Salir de Gaza y comenzar a negociar", dan lugar para la esperanza y la racionalidad en Medio Oriente.
 

domingo, 30 de diciembre de 2012

El clan de los 400: retrato de la corrupción en Cataluña

http://www.abc.es/espana/20121230/abci-cataluna-corrupcion-201212291953.html

JANOT GUIL / BARCELONA
Día 30/12/2012 - 17.07h

Generaciones de políticos, clanes familiares y clubes de amigos se han repartido durante los últimos treinta años el dudoso negocio de la estafa desde la más altas esferas.

El clan de 
los 400: retrato de la corrupción en Cataluña
«Hay unas 400 personas que nos encontramos en todas partes. Nos vemos coincidiendo en muchas cosas, tanto si somos parientes o no», dijo en 2001, mucho antes de que estallara el «caso Palau», el entonces respetado Félix Millet. Un diagnóstico que se confirma en los últimos treinta años de historia de Cataluña, plagada de casos de corrupción que implican a muchos sospechosos habituales, con CiU, al frente de la Generalitat durante casi toda esta etapa, de gran protagonista. Millet respondió así, sin ambages, en una reveladora entrevista a dos periodistas –Pere Cullell y Andreu Farràs– que escribieron el libro «El oasis catalán». Tras enumerar todas las entidades y empresas donde tenía cargos –Agrupació Mútua, Bankpyme, el Barça...–a Millet se le inquirió sobre la recurrencia de los mismos apellidos, de políticos, empresarios e ilustres de la sociedad civil, en el «who is who» de la historia reciente de Cataluña, el «leitmotiv» del libro.
 
ITV, la «nueva generación»
 
Desde el «caso Banca Catalana», que salpicó en 1984 al entonces presidente de la Generalitat y cofundador de Convergència, Jordi Pujol, se ha registrado hasta una veintena de casos de corrupción en los que se ha involucrado a CiU. Y el relevo generacional, tanto de cargos políticos dispuestos a servirse de la Administración para sus negocios y los de su partido, como de empresarios dispuestos al cohecho, parece asegurado. En el «caso ITV» que aún se investiga, uno de los hijos de Jordi Pujol, Oriol, secretario general de CDC y diputado en el Parlament, está implicado y podría ser imputado. Por intentar amañar concursos de adjudicación de estaciones de inspección técnica de vehículos, entre otros negocios. Entre sus socios –sí imputados– se cuentan los empresarios Sergi Alsina (dueño de la consultora Alta Partners, donde trabaja la esposa de Oriol), y Sergi Pastor. Los «Sergis» y Oriol son amigos, compañeros de estudios, y comparten localidad de segunda residencia: Urús, en la Cerdaña.
 
El clan Pujol
 
Oriol es el único Pujol «júnior» activo en política, pero forma parte de un clan —padre, madre y siete hijos— con un currículum bajo sospecha. Oriol y sus hermanos son miembros de al menos 73 empresas y en sus trayectorias figuran escándalos. Josep, por ejemplo, fundó la consultora Europraxis, y su hermano Oriol le encargó informes de dudosa utilidad cuando éste era secretario de Industria de la Generalitat. Otro Pujol hijo, Jordi, con negocios, hoteles y propiedades en Latinomérica, ha sido acusado por su ex pareja de llevar dinero a Andorra para ingresarlo en cuentas de la familia.
 
De la Rosa se rebela
 
El patrimonio de los Pujol y la denuncia de que tienen a buen recaudo su dinero en paraísos fiscales, como Suiza o Liechtenstein, ha vuelto a la actualidad tras trascender en plena campaña electoral catalana el apócrifo borrador atribuido a la Unidad de Delincuencia y Económica y Fiscal de la Policía Nacional (UDEF). Un documento que señala dichas cuentas, como otras cuyo titular era el padre de Artur Mas, como destino de comisiones por obras públicas. Y a estas acusaciones se ha sumado Javier de la Rosa, a quien en su día Jordi Pujol tildó de «empresario ejemplar», y que ha denunciado haber sido amenazado por querer desvelar las cuentas de los Pujol en el extranjero. De la Rosa sostiene que los empresarios Carles Vilarrubí —actual vicepresidente del FC Barcelona, amigo de Pujol y que ostentó varios cargos durante sus mandatos—, y Carles Sumarroca –con vínculos empresariales con los Pujol y mencionado en las escuchas del «caso ITV»–, sabían de estas cuentas. En su día, De la Rosa se jactaba de haber entregado mucho dinero a Convergència (CDC).
 
«Caso Palau»
 
Convergencia de intereses es lo que también asoma en el «Caso Palau». Millet y su mano derecha, Montull, habrían expoliado hasta 30 millones de euros en sus últimos años al frente del Palau de la Música. Y CDC se habría beneficiado. A través del Palau, y mediante empresas interpuestas y la Fundación Trias Fargas (ahora CatDem), CDC se habría embolsado hasta 6 millones de euros. Era dinero que varias empresas constructoras abonaban a través de la institución musical para pagar comisiones por obras públicas. El juez instructor, que imputó a un ex tesorero de CDC, declaró a Convergència responsable a título lucrativo. Le exigió una fianza de 3,2 millones. CDC la cubrió, en parte, con las escrituras del edificio sede del partido, que fue embargado.
 
Unió, también
 
No está embargada la sede del socio de coalición de CDC, Unió, aunque la formación que lidera Josep Antoni Duran i Lleida, no tiene un historial sin mancha. Nueve militantes del partido fueron condenados por desviar fondos del Consorcio de Turismo de la Generalitat por el «caso Turismo». En 2009, se condenó al ex secretario general de la formación socialcristiana, Josep Maria Servitje y al empresario Víctor Manuel Acuña por malversacón de fondos públicos por unos informes inútiles y copiados, encargados por la Consejería de Trabajo cuando la encabezaba Ignasi Farreres, absuelto en este causa. A los dos condenados, el Gobierno del PP les concedió un indulto parcial que les libró de la cárcel.
 
A los casos de Turismo y Trabajo se les añade el «caso Pallerols», de presunto desvío de fondos de subvenciones para cursos de formación de parados. Comenzará a juzgarse el próximo 7 de enero, y en él están imputados varios ex cargos de UDC en la Consejería de Trabajo en los años noventa. Duran i Lleida está citado como testigo. El fiscal solicita que UDC sea declarada responsable civil subsidiaria y partícipe a título lucrativo y pide que indemnice a la Generalitat con 1,7 millones de euros.
 
Pretoria, transversal
 
CDC y Unió atesoran varios casos de corrupción, pero en algunos de ellos también se han visto involucrados otros partidos, lo que abona la tesis del «oasis catalán» y la ley del silencio.
Baste reseñar la derivada del «caso Palau», el «caso Hotel Palau», por el que será juzgada la antigua cúpula de Urbanismo de Barcelona, del PSC, o el «caso Pretoria», donde los convergentes Macià Alavedra o Lluís Prenafeta se mezclan con al ex alcalde de Santa Coloma de Gramenet, Bartomeu Muñoz (PSC), o el ex diputado socialista Luis García, «Luigi».

sábado, 29 de diciembre de 2012

La manipulación de los indignados



Es el partido de referencia de los indignados, pero véase como ha quedado retratada Ezker Batua, la IU de Euskadi, en sus negociaciones con el PNV. Habla Xabier Agirre, parlamentario nacionalista, sobre las condiciones puestas por los dirigentes presuntamente izquierdistas para colaborar con el PNV en Álava. ¿Qué pedían? Poca cosa, sólo que les "colocaran", uno tras otro, en cargos administrativos de libre designación y, después, de propina, dinero, dinero, dinero... Cuatro nombres aparecen en la grabación: Javier Madrazo, Serafín Llamas, Kontxi Bilbao y David Lozano.


Creemos que los indignados deberían empezar a reflexionar. La Izquierda Nacional de los Trabajadores (INTRA) ha publicado un libro sobre la manipulación de los indignados. Es el momento de tomar conciencia de la verdad. Más allá del antifascismo comienza una nueva izquierda.


Refundar el movimiento indignado. Los traidores tienen un nombre: son los comunistas y los antifascistas.
 



En la foto, Serafín Llamas y Kontxi Bilbao... !Qué progres y antifascistas ellos!


Javier Madrazo, otro progre "antifascista", era jefe de la banda. Todos "antifas", todos corruptos. No te dejes engañar. !En Wall Street son tambien "antifas"!

Es hora de pensar, en serio.

La Marca Hispánica, 19 de diciembre de 2012


http://elpais.com/diario/2011/07/12/paisvasco/1310499599_850215.html

http://www.elcorreo.com/alava/v/20110710/politica/polemica-alava-cobra-primera-20110710.html

 

jueves, 13 de diciembre de 2012

Réquiem por la socialdemocracia























Alberto Garzón es diputado por Izquierda Unida (en Euskadi Ezker Batua).


http://blogs.publico.es/economia-para-pobres/2012/11/09/requiem-por-la-socialdemocracia/

Réquiem por la socialdemocracia

Marx, como otros autores clásicos, consideraba que las reglas de juego del capitalismo, y en particular el motor de la competencia, obligaría a las empresas a luchar entre sí incrementando la explotación sobre sus trabajadores. Al fin y al cabo el objetivo de las empresas es mantener o ampliar espacios de rentabilidad, para lo cual es necesario sobrevivir en la selva de la guerra competitiva. Si una determinada empresa se despista y se muestra menos belicosa en esa tarea, por ejemplo subiendo salarios, las empresas rivales pueden tomar la delantera y aprovechar para rebajar sus costes en relación a la empresa en cuestión. Esos menores costes se traducirán en mayores ventas y en consecuencia en mayores beneficios, asumiendo que los compradores prefieren el producto más barato al más caro. Sabedora de este hecho, la empresa tendrá que reaccionar tratando de reducir sus costes al nivel de sus rivales. Es decir, volviendo a bajar los salarios. La amenaza es desaparecer en tanto que empresa.

Por estas razones apuntadas, Marx y los clásicos consideraban que la tendencia del salario era a alcanzar un nivel de mera subsistencia. La coerción de la competencia llevaría a todas las empresas a alcanzar equilibrios de mercado donde el salario estuviera totalmente deprimido y con ello se mantuvieran condiciones de precariedad absoluta para los trabajadores. Dado que además la coerción de la competencia también obligaba a reinvertir los beneficios empresariales, Marx sumaba a la predicción de los salarios de subsistencia la famosa advertencia de que el capitalismo estaba cavando su propia tumba al aplicarse la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia.

Pero el desarrollo del sistema capitalista, bajo la tendencia de la concentración y centralización (empresas cada vez más grandes formando monopolios u oligopolios), junto con el ascenso al poder de partidos socialdemócratas y la aplicación de reformas que tenían como objetivo paliar las consecuencias de dicho desarrollo, mostraron una realidad histórica bien diferente a la que Marx había predicho. Las tesis de los revisionistas como Bernstein aparecían triunfantes en la creencia, aparentemente demostrada, de que el capitalismo podía domesticarse para evitar el negro oscuro que predecía el marxismo original.

Lo cierto es que la emergencia de las grandes empresas formando monopolios consiguió neutralizar la dinámica competitiva que, según Marx, debería haber conducido a salarios de subsistencia para los trabajadores. En un entorno de monopolio no es necesario luchar por reducir los costes laborales y en consecuencia se pueden compartir ciertos espacios de ganancia con los trabajadores si las instituciones, como el Estado, presionan para que así sea. El problema que puede emerger tiene más que ver, como apuntaron los autores neomarxistas (Sweezy, Foster, Magdoff), con la acumulación de ganancias por parte del capital que no puedan encontrar espacios de inversión (tesis del subconsumo). En cualquier caso, en ese marco de falta de competencia, los salarios no tienden hacia niveles de subsistencia. La socialdemocracia y el Estado del Bienestar pueden sobrevivir, si bien a costa de la sobrexplotación de recursos naturales y de los países en desarrollo.

Sin embargo, entre los ochenta y los noventa la caída del llamado socialismo real y la crisis de las organizaciones de izquierdas condujo a la hegemonía neoliberal y a la puesta en marcha de políticas económicas que promovían la libre circulación de capitales por todo el mundo. Estaba en marcha un nuevo estadio de globalización financiera y productiva, donde la competencia volvía a tener un lugar central en la actividad económica.

Las empresas de todos los países desarrollados, incluso aquellas que habían mantenido por mucho tiempo sus monopolios, tuvieron que entrar de nuevo en el tablero de la lucha competitiva. Y ese nuevo marco condujo de nuevo a la vigencia de la dinámica propia del capitalismo y, en consecuencia, a la validez de la predicción original de Marx. En todas partes las empresas luchaban por reducir sus costes laborales para poder vencer en una competición que ahora les enfrentaba con empresas de todo el mundo. Este sigue siendo nuestro contexto actual. El llamado capitalismo salvaje o capitalismo sin máscara.

Este marco de libre competencia mundial trasciende a los Estados y, en consecuencia, anula de facto la capacidad de la socialdemocracia de poder enfrentar esa dinámica a través de la actividad parlamentaria. Es decir, incapacita a las instituciones estatales para domesticar el capitalismo. Cualquier intento de alcanzar a nivel estatal políticas reformistas conduce necesariamente a una pérdida de competitividad de las empresas nacionales, lo que se traduce en mayores tasas de desempleo. He ahí el actual drama teórico y la confusión ideológica de los partidos políticos socialdemócratas en toda Europa, más allá de sus resultados electorales, al tener que enfrentar el dilema de precariedad o paro. Es decir, salarios de subsistencia o desempleo.

La socialdemocracia tiene que elegir entre aspirar a vencer en la lucha competitiva, aceptando un modelo de sociedad basado en salarios de subsistencia, o mantener nichos reformistas construyendo de nuevo monopolios, bien porque temporalmente domina tecnológicamente a partir de una determinada estructura productiva (modelo alemán) o bien porque introducen medidas proteccionistas que le aíslan de la lucha competitiva (modelo de capitalismo occidental de posguerra).

En un contexto de globalización financiera y productiva, estadio al que tiende siempre el capitalismo, Marx recupera su vigencia y sus tesis se reafirman. Al capitalismo le sobran, en este contexto, todos aquellos elementos que obstaculizan la posible victoria en una lucha competitiva. Dicho de otra forma, al capitalismo le sobran actualmente los servicios públicos y los derechos laborales. Y ante eso reaparece el viejo dilema de escoger entre un modelo de sociedad bárbaro y un modelo de sociedad alternativo. Y ese modelo alternativo sólo puede constituirse fuera del espacio capitalista, fuera del capitalismo.

martes, 13 de noviembre de 2012

La sanidad y la libertad de expresión de CDC llegan al Washington Post

 

'The Washington Post'(WP), el diario de más difusión a la capital de los Estados Unidos, se ha ocupado de la sanidad catalana y de la libertad de expresión en nuestro país. Ha publicado una larga información sobre la originariamente modesta pero muy activa revista de Blanes 'Cafè amb llet', que desde hace meses está denunciando el funcionamiento del sistema sanitario catalán. Hace poco fue condenada a pagar una indemnización de diez mil euros.

La acción judicial había sido instada con una demanda presentada por Josep Maria Vía, figura muy destacada de CDC, antiguo secretario del gobierno de la Generalitat bajo Jordi Pujol, miembro muy activo del poco activo consejo asesor en sanidad de Artur Mas y dado muchas veces como posible conseller de Salud. También es presidente del consejo rector del Hospital del Mar, por designación de la Generalitat. Además, Vía publicó, firmando conjuntamente con el antiguo conseller de Sanidad Xavier Pomés, un artículo que proponía cambios en sanidad aun más severos que los efectuados por el conseller Ruiz y por el dimitido Josep Prat. Nadie había (ni todavía ha) llegado tan lejos.

'Cafà amb llet' no callará

Los editores-propietarios de "Cafè amb llet", Marta Sibina y Dante Albano, habían acusado a Via de enriquecerse, pudiendo perjudicar a la sanidad catalana. El WP, el diario más influyente de los Estados Unidos, después de 'The New York Times', destaca que Sibina y Albano, "al no querer ser callados por las leyes de libelo españolas, los dos respondieron creando aun otro vídeo explicando por qué tenían razón".

Añade que "en el vídeo, titulado 'El mayor robo de la historia de Catalunya', la pareja critica lo que ellos ven como 'una falta de transparencia en el sistema de atención sanitaria pública de Catalunya' y la  aparente mala gestión del dinero de los contribuyentes". El WP también destaca que los dos editores citados denunciaron que habían encontrado un "enorme caos" en los hospitales catalanes, incluyendo "pagos clandestinos por valor de 209.000 euros a un miembro local del Parlamento"(catalán).

El gran diario norteamericano afirma que "las alegaciones de corrupción llegan en un momento sensible para el gobierno catalán, cuando el líder regional, Artur Mas, ha convocado elecciones anticipadas, para el 25 de noviembre, y busca ganar la mayoría absoluta, para luchar por la independencia de Catalunya".

Sensibilidad universal por el derecho a informar

En los Estados Unidos hay una extrema sensibilidad por el tema de la libertad de prensa en todo el mundo. Es un principio constitucional básico, severamente aplicado, como un criterio muy compartido por toda la sociedad, todos los partidos y los grandes medios. Una imputación de violación del derecho a la libertad de expresión es definitiva, en cuanto a imagen de una posición política o de un país. Por otro lado, el WP fue el medio que sacó el escándalo Watergate, que costó la presidencia a Richard Nixon.

Es una obviedad decir que la mayoría de los miembros de las dos cámaras del legislativo norteamericano leen el WP cada mañana, mientras desayunan. Por supuesto, la noticía habrá sido leída y archivada por los funcionarios del Departamento de Estado que se ocupan de política española y europea. Asimismo, todos los ministerios de asuntos exteriores europeos siguen de cerca y diariamente el que publica el WP y 'The New York Times'. El efecto político en contra de Mas resulta obvio. Si además se añaden las definitivas declaraciones de la comisaria europea Vivian Reding y la gélida acogida que tuvo en Rusia, hay que preguntarse ¿qué conejito internacional se puede sacar Mas del sombrero? ¿Las islas Fiji?

Más de un millón de visiones

El efecto de todo ello no es nada minúsculo. Hay que destacar que el sábado a las cuatro de la tarde ya había habido en Youtube un millón doscientas mil visiones del vídeo de 'Café amb llet' sobre este tema. No parece que esto lleve a ningún incremento del voto de Mas, para decirlo 'animus iocandi', es decir, haciendo coña.

También hay que destacar –aconsejando vivamente su lectura– que el artículo del WP ha provocado ocho comentarios, todos ellos espectacularmente críticos contra la gestión sanitaria y el ejercicio del derecho a la libertad de expresión bajo la Generalitat de Artur Mas. Muchos norteamericanos se habrán echado las manos a la cabeza al leerlos. Algunos no se lo podrán creer, a pesar de ser verdad.

Uno de los comentarios afirma: "Los dos partidos dominantes en Catalunya, CiU (ahora el partido en el poder) y PSC, están acostumbrados a esconder su corrupción y los frecuentes robos ("robberies", en inglés) a base de mantener a los medios (de comunicación, "media", en inglés) bajo su control, por medio de subvenciones ("grants", en inglés) públicas".

Mas, tapando con la bandera la mala gestión

Otro comentario sostiene: "¿Es ésta la LIBERTAD que ellos están dispuestos a darnos una vez ellos (sic) hayan conseguido su (sic) estimada independencia? ¿Seria ésta un paraíso como éste? Esto es una locura, jugando con las esperanzas del pueblo catalán, decepcionando a la mayoría de aquellos que en realidad han sido de hecho engañados y estafados ("cheated", en inglés)". Finalmente, un cuarto comentario lo expresa con claridad meridiana: "Artur Mas, el candidato del sufrido nacionalista y el actual presidente del gobierno regional, está tapando su mala gestión ("mismanagement") con la bandera catalana, con una agenda secesionista".

Un divertido twitter que corre por la red (Dani Chicano, @Xiquein) muestra mucho ingenio para describir un hecho obvio: "No creo –tuitea– que Artur Mas se refiriera exactamente a esto (lo que expone el WP) cuando dijo aquello de internacionalizar el conflicto" (catalán). Otro twitter (@Joan Canela) afirma: "Parece que para enterarse de lo que pasa en Blanes los de 'La Vanguardia' leen el Washington Post". Un tercero (@Josep Garcia Vázquez) tuitea: "Muy sintomático que tengáis que salir en el 'Washington Post' para que en Can Godó (alusión al propietario de 'La Vanguardia') se enteren de que lo que denuncian es noticia".

La conselleria lo celebra por poco tiempo

Inicialmente, la sentencia civil contra 'Cafè amb llet' generó entusiasmo en la cúpula de la Conselleria de Salud, en los clanes de poder de la sanidad privada concertada muy próximos a CDC y en el entorno del presidente de hecho del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Aubia, miembro crucial de la "CDC de los negocios". Lo puso de relieve una intervención de un seguidor suyo en una reciente asamblea de compromisarios. Cuando escribo de sanidad no olvido nunca a los muchos abogados que pueden estar lícitamente contratados para, de entrada, leerme. El único tema que a mí, que también soy abogado, me puede llegar a interesar es con qué dinero, público o privado, eventualmente se pueden pagar las preceptivas minutas.

No sé sabe si con ocasión de la sentencia lograda por Via los acabados de aludir bebieron champán. Han tenido poco tiempo para celebrarlo. Ahora quizás preferirían una tila. En efecto, Mas, Ruiz y Mas-Collell organizaron (se organizaron) un viaje a los Estados Unidos, con el principal objetivo (nunca confesado, pero expuesto por este diario) de ponerse en contacto e intentar establecer una colaboración con Kaiser Permanente, un inmenso consorcio privado de gestión de la atención sanitaria, con cerca de nueve millones de miembros. Todo indicaba que Kaiser no estuvo en absoluto interesada en nada. Al ser, indudablemente, lectora del WP, parece probable pensar que Kaiser lo estará todavía menos.

El gran tema de Qatar y el Clínic

También está claro que el artículo no favorecerá a la inversión de capital –capital riesgo– de Qatar en la inefable y oficialmente secreta privatización del Hospital Clínic de Barcelona. También en Qatar leen el WP. Por lo tanto, estamos ante un fenómeno más del poder de las redes de Internet. No sé si Mas continuará soñando que con una TV "soviética", que diría Joan Ferran (es decir, TV3) y con una prensa subvencionada hasta el delirio, a pesar de los criterios de la Unión Europea, es suficiente para hacer comulgar con ruedas de molino a todo un país.

Poniendo un ejemplo relativo a un contexto diferente, Moammar el-Gaddafi, Hosni Murabak y Zine EL Abidine Ben Ali tampoco supieron ver que hoy la verdad tiene otros caminos para expandirse. Que así sea, ahora mismo, en nuestro país.

sábado, 27 de octubre de 2012

Un periodista catalán reinvindica por fin la necesidad de extirpar el pujolismo

 
"MASSISME", MALALTIA SENIL DEL PUJOLISME (21-10-2012)
 
 
Alfons Quintà. El nostre monumental desastre no va sorgir ahir, ni ha vingut sobtadament, ni és fortuït. Prové del que en diem pujolisme, empitjorat pel Tripartit, que aportà nous beneficiaris al mateix mal.
Deliberadament, en la Transició es va optar per una democràcia dèbil, per una casta política privilegiada i impune, per un control monstruós de la cultura des de i per la política, així com per emparar, com a mètode, una corrupció que ho impregna tot. Això explica que perduri una llei electoral capaç d'infectar una claveguera, cas únic en el conjunt de les comunitats autònomes d'Espanya.
A cau d'orella els polítics catalans es diuen, els uns als altres: "quan jo digui, perquè no ho pugui evitar, que aquesta llei s'ha de canviar tu dius que ara no pot ser. No pateixis, que quan tu et vegi's obligat a dir el mateix, jo m'hi oposaré. Vaja, farem el de sempre i que ens duri".
Les maldats citades, i altres, es van cobrir de cofoisme en graus potser pitjors que els que van dominar l'Argentina. Ara s'ha arribat a un moment en que ningú vol fer marxa enrere. Ni potser ningú pugui. Els que viuen del desgavell instaurat són més forts, actuen de manera transversal (és a dir n'hi ha a tots els partits), no tenen escrúpols i estan més decidits a mantenir un vil immobilisme. Tenen més mitjans i sobretot més energia que no pas els que voldríem canviar-ho. Ells no tenen el neguit de treballar cobrant poc, o de no treballar. Van grassos.
Han assolit crear la seva "Oposició de Sa Majestat", és a dir una falsa alternativa que impedeixi des l'arrel cap canvi real. Al·ludeixo al "massisme", una radicalització del pujolisme o particularisme de Pujol. Parafrasejant a mitges Lenin, el "massisme és la malaltia senil del pujolisme". En francès dirien que han canviat "el barret blanc pel blanc barret". A més hi ha un altre barret, ERC. És a la seva mida, si bé pot ser multicolor, si algú hi posa la pintura. Es dol per estar al seu servei.
Tenim una situació com la que el magistral Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957) va posar en boca del principal protagonista de la seva novel·la El Guepard (Il Gattopardo): "Si volem que tot continuï com està, cal que tot canviï".
Van per aquest camí. Poden guanyar unes eleccions després d'incomplir totes i cadascuna de les promeses electorals de les anteriors i de passar dos anys només perden vots i dignitat. Ara diuen que aquest cop sí que ho canviaran tot, sense detallar què ni com, ni tenir un dit de seny. Només hi haurà cabòries independentistes, estatistes.
Ara Mas no diu res. Han acordat silenci en la imminent campanya electoral. Ho vaig descriure partint de fets -una reunió de tots els parlamentaris de CiU- i ningú no va dir res. Visca la instauració de l'enganyifa. Ja no cal recórrer a una altra novel·la, també magnífica, aquesta de George Orwell, 1984. Si continuen així, CDC no deixarà espai per a la ficció, en especial per a les novel·les de terror.
Per ara no cal que Mas digui res. Qualsevol que no somniï truites pot veure que no té res a dir i que fer-ho seria pitjor per a ell. No podria sostenir res de fumable sobre la sanitat pública, o en relació amb l'ensenyament, o respecte a l'economia. Un personatge (Mas) que mai no va mostrar ni un polsim de progressisme o de reformisme no pot haver esdevingut un revolucionari, si bé s'omple la boca de revolució, per no dir d'una trencadissa de bojos. Ho proposa en uns temps en què l'economia hauria de ser prioritària i un reformisme prudent l'única pràctica possible. Ell només vol mantenir un sistema de poder nascut ja tronat i mal empescat. Han passat trenta anys, en els quals ells s'han enrocat, mentre ens convertien en súbdits impotents. Ara han tret el fum estatista, a la desesperada. Està assegurat que hauran de dur a terme un altre joc de mans, del tipus que sigui, fins al dia en què, sense voler, acabaran posant-se ells mateixos la corda al coll. La història del món és la de la lluita dels éssers humans per la llibertat, no pas una davallada vers més estatisme i més clans opacs de poder.

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2012/05/metastasis-del-pujolismo-1.html
 
 

jueves, 13 de septiembre de 2012

La verdad sobre la crisis económica española




En conjunto, unos 120.000 millones, equivalentes al 11,4% del PIB, se despilfarran anualmente en un sistema de nepotismo, corrupción y falta de transparencia.

Stefanie Claudia Müller, periodista corresponsal alemana en España. Publicado en varios diarios alemanes antes de ser traducido al español y correr por la red como un reguero de pólvora.

Hoy, 6 de septiembre, se encuentran en Madrid los gobiernos de Alemania y España, acompañados de un nutrido grupo de empresarios, y donde seguro hablarán sobre las condiciones para poder otorgar más ayudas financieras a España o a su sistema bancario. En los dos lados se ha elevado el tono en los últimos meses y es con gran expectación que España espera ahora la decisión que va a tomar el Tribunal Constitucional alemán, que esa sí es crucial, el día 12, sobre la conformidad o no del rescate europeo y las obligaciones derivadas para los alemanes.

En Alemania crece la critica contra la supuesta "mentalidad de fiesta" de los españoles; en España los medios cada vez son más negativos con la supuesta dureza de la canciller Merkel. Pensamos que la situación es mucho más compleja de lo que presentan ambos gobiernos y la mayoría de los medios. España no es Grecia, pero España puede ser un paciente crónico si Alemania, junto con Europa, no contribuye a solucionar sus verdaderos problemas.

España no debería recibir más dinero sin que se cambie a fondo el sistema político y económico, hoy en manos de una oligarquía política aliada con la oligarquía económica y financiera, y sin que se aumente la participación ciudadana real en las decisiones políticas. Para no perpetuar la crisis y endeudar a los españoles durante generaciones, el Gobierno español debe reformar a fondo la administración de las comunidades autónomas y los ayuntamientos, en su mayoría en bancarrota y completamente fuera de control, sometiendo a referéndum el modelo de Estado.

Este tema es la clave del futuro de España, porque las regiones, ayuntamientos y diputaciones son los responsables de los dos tercios del gasto público -234.000 millones frente a 118.000 el Estado en 2011-, excluyendo la Seguridad Social -23.000 millones-, y este gasto se realiza en condiciones de descontrol, despilfarro y corrupción totalmente inaceptables. Las razones verdaderas de la crisis del país, en consonancia con lo dicho, nada tienen que ver con salarios demasiado altos -un 60 % de la población ocupada gana menos de 1.000 euros/mes-, pensiones demasiado altas -la pensión media es de 785 euros, el 63% de la media de la UE-15- o pocas horas de trabajo, como se ha trasmitido a veces desde Alemania. A España tampoco le falta talento, ni capacidad empresarial ni creatividad. Tiene grandes pensadores, creativos, ingenieros, médicos excelentes y gestores de primer nivel.


La razón de la enfermedad de España es un modelo de Estado inviable, fuente de todo nepotismo y de toda corrupción, impuesto por una oligarquía de partidos en connivencia con las oligarquías financiera y económica, y con el poder judicial y los organismos de control a su servicio. En España no existe separación de poderes, ni independencia del poder judicial, ni los diputados representan a los ciudadanos, solo a los partidos que los ponen en una lista. Todo esto lleva también a una economía sumergida que llega al 20% del PIB y que frena la competencia, la eficacia y el desarrollo del país. Además, detrae recursos con los que podrían financiarse educación y sanidad.

Las ayudas para España, igual que para otros posible candidatos de rescates, no deben ir a bancos ya casi en bancarrota y fuertemente politizados. En la CAM, el Gobierno ha comprometido 16.000 millones de dinero público en lugar de cerrarla; en Bankia, 23.000, y el Ejecutivo acaba de darle 5.000 millones urgentemente para cubrir pérdidas en vez de cerrarla, y además de forma tan extraña que despierta todo tipo de recelos. ¿Por qué se ha utilizado el dinero de los españoles (FROB) en vez de esperar los fondos de la UE? Es lícito suponer que la razón es la siguiente: los bancos no quieren que la UE investigue sus cuentas.

Control estricto y duras condiciones. Ya el caso de Grecia ha demostrado que las ayudas europeas tienen que estar vinculadas a un control estricto y condiciones duras. Esas condiciones no pueden solamente representar recortes sociales o subidas brutales de impuestos, como hace ahora el Gobierno de Mariano Rajoy con la excusa de Europa . Se tiene que cambiar más en España que cortar gasto social, que de todos modos es mucho más bajo que en Alemania, y hay otros gastos infinitamente más relevantes que se pueden eliminar. Además, los casos de corrupción resultan tan escandalosos, incluso en el propio Gobierno, que uno solo puede llegar a una conclusión: el dinero de Europa no puede ser manejado por personas tan increíblemente venales.

La pasada semana el ministro de Industria Soria -imputado también por corrupción urbanística en Canarias- acusó al ministro de Hacienda en el Consejo de Ministros de favorecer descaradamente a la empresa líder de renovables, Abengoa, de la que había sido asesor, en la nueva regulación de estas energías, que reciben más de 7.000 millones de euros de subvenciones anualmente. Y Rajoy, al que entregó una carta probatoria, ni dijo ni hizo absolutamente nada.

No puede permitirse por más tiempo este nivel de corrupción, y menos aún a 17 regiones funcionando como estados independientes, con todos los organismos multiplicados por 17, desde 17 servicios meteorológicos a 17 defensores del pueblo, con 200 embajadas, 50 canales de TV regionales en pérdida, 30.000 coches oficiales o 4.000 empresas públicas que emplean a 520.000 personas, creadas específicamente para ocultar deuda y colocar a familiares y amigos sin control ni fiscalización alguna. En conjunto, unos 120.000 millones, equivalentes al 11,4% del PIB, se despilfarran anualmente en un sistema de nepotismo, corrupción y falta de transparencia.

Y con esto se tiene que acabar, entre otras cosas, porque ya no hay dinero. Los últimos datos de las cuentas públicas conocidos la pasada semana son escalofriantes. El déficit del Estado a julio ascendió al 4,62% del PIB, frente a un déficit del 3,5% comprometido con la UE para todo el año (del 6,3% incluyendo regiones y ayuntamientos). Pero lo realmente inaudito es que España está gastando el doble de lo que ingresa. 101.000 millones de gasto a julio frente a 52.000 millones de ingresos, y precisamente para poder financiar el despilfarro de regiones y ayuntamientos, que no están en absoluto comprometidos con la consolidación fiscal.

El tema del déficit público es algo que roza la ciencia ficción, y que ilustra perfectamente la credibilidad de los dos últimos gobiernos de España. En noviembre de 2011, el Gobierno dijo que el déficit público era del 6% del PIB; a finales de diciembre, el nuevo Gobierno dijo que le habían engañado y que el déficit era superior al 8%, y que se tomaba tres meses para calcularlo con toda precisión. A finales de marzo, se dijo que definitivamente era del 8,5%, y ésta fue la cifra que se envió a Bruselas. Dos semanas después, la Comunidad de Madrid dijo que sus cifras eran erróneas y el Ayuntamiento de la capital igual… el déficit era ya del 8,7%.

Sin embargo, la semana pasada el INE dijo que el PIB de 2011 estaba sobrevalorado y, con la nueva cifra, el déficit era del 9,1%; dos días después, Valencia dijo que su déficit era de 3.000 millones más; o sea, que estamos en el 9,4% y las otras 15 CCAA y 8.120 ayuntamientos aún no han corregido sus cifras de 2011. Lo único que sabemos es que están todas infravaloradas. El déficit real de 2011 puede estar por encima del 11%, y en 2012 se esta gastando el doble de lo que se ingresa. Como dice el Gobierno de Rajoy, “estamos en la senda de convergencia”. Y es verdad… de convergencia hacia Grecia.

Claramente, la joven democracia española tiene todavía muchos déficits de representatividad y de democracia que deberían interesar a la canciller Merkel y también a Europa, si queremos evitar una Grecia multiplicada por cinco y salvar el euro. Esto es lo que ha hecho posible el despilfarro masivo de las ayudas europeas, con una asignación disparatada de las mismas, a pesar de que estas ayudas han supuesto una cifra mayor que la del Plan Marshall para toda Europa.

Es frustrante que a causa de este sistema oligárquico nepotista y corrupto se destroce talento y creatividad y que ahora muchos jóvenes se vean forzados a trabajar fuera, muchos en Alemania. Esa situación nos ha llevado a una distribución de riqueza que es de las más injustas de la OECD. La antaño fuerte clase media española está siendo literalmente aniquilada.

Resumiendo: no es una falta de voluntad de trabajo, como se piensa tal vez en algunos países del norte de Europa, lo que hace que España sufra la peor crisis económica de su Historia. Es un sistema corrupto e ineficiente. La crítica del Gobierno alemán y sus condiciones para un rescate de España se deberían concentrar en la solución de esos problemas. En caso contrario, solo conseguirán que una casta política incompetente y corrupta arruine a la nación para varias generaciones.


*Stefanie Claudia Müller es corresponsal alemana en Madrid y economista.


martes, 4 de septiembre de 2012

Diada del 11 de Septiembre en Cataluña: el lavado de cara del nacionalismo corrupto

 

Psicópatas vampíricos: el verdadero rostro del independentismo catalán.
 
 
Artur Mas y Oriol Pujol, cabezas visibles del independentismo catalán, están tocados por los escándalos de corrupción y la evidencia de la responsabilidad del nacionalismo en la crisis económica de Cataluña, la comunidad más endeudada e ineficiente de España:
 
 

Para combatir este desgaste, como siempre, la pandilla de sinvergüenzas ha levantado la bandera patriótica y amenazado con la secesión. Reclaman los políticos nacionalistas más dinero, pero no "para Cataluña", sino para reventárselo ellos como han hecho a lo largo de los últimos 30 años con los impuestos de todos hasta desembocar en la bancarrota actual.

En suma: Oriol Pujol y Artur Mas necesitan una Diada reivindicativa del 11 de septiembre que les permita legitimar un catalanismo desacreditado y seguir adelante con el negocio que tan a lo grande les permite vivir, a ellos personalmente, a las 300 familias oligárquicas y a toda la costra de parásitos (unos ciento cincuenta mil) que se envuelven con la senyera sin otra finalidad que aprovecharse de los sentimientos patrióticos sinceros de gente engañada reticente a despertar del sueño.

Oponerse a la Diada 2012, no asistir al acto, boicotearlo incluso, es un deber de todos los catalanes que aman realmente a Cataluña y son conscientes de cuál es el principal problema que aqueja al país: la mafia "catalanista". Por ese motivo nosotros no asistiremos a la Diada ni reclamaremos la independencia, esa supuesta utopía que en realidad será el paraíso, sí, pero sólo de los mafiosos al estilo de Millet. No vamos a gritar por la familia Pujol, ni  dedicar un minuto de nuestra vida a construir el marco institucional de impunidad total con que los oligarcas, cuando ya no tengan que responder más que ante sí mismos, explotarán y vampirizarán a la ciudadanía catalana hasta la última gota de sangre. Al contrario: hay que oponerse a la independencia porque sólo un tribunal de Madrid podría poner a Oriol Pujol, Artur Mas y a toda la caterva de chupópteros allí donde deberían estar: en la cárcel.


El expolio fiscal de Cataluña: la gran mentira de los nacionalistas

El nacionalismo catalán, el catalanismo y las distintas versiones y graduaciones de esta ideología que gobierna en casi la totalidad de las instituciones de Cataluña, no quiere reconocer ni admitirá jamás, por razones obvias, que los políticos nacionalistas son los únicos responsables de la ruina del país, al que han llevado a la quiebra a base de saquear el erario público durante un cuarto de siglo. Nada menos que 150.000 parásitos viven a cuerpo de rey gracias a que han conseguido manipular a millones de ciudadanos catalanistas, quienes a día de hoy y después de un exhaustivo lavado de cerebro mediático y propagandístico, están convencidos de que España "roba" a Cataluña. Pero los que roban a los catalanes no son sus compatriotas españoles, sino los políticos catalanistas. El supuesto saqueo fiscal de Cataluña por parte de "Madrid" es un mito que no resiste el más mínimo análisis. Cataluña no paga impuestos, no es un sujeto fiscal: quienes pagan impuestos en Cataluña son los ciudadanos, y lo hacen a título individual.

De la misma manera que si en una Cataluña independiente se sumaran todas las declaraciones de renta del suntuoso barrio de Pedralbes en Barcelona y se comparase esa cifra total con el dinero que "recibe" Pedralbes "a cambio", Pedralbes podría afirmar que Cataluña les roba y que si Pedralbes fuese independiente los pedralbenses vivirían mucho mejor que integrados en Cataluña. Pues el resultado de la "balanza fiscal" Pedralbes/Cataluña  "demostraría" que de allí sale mucho más dinero por vía fiscal del que entra mediante inversiones, algo que parece completamente lógico, pues en caso contrario no tendría sentido la declaración de la renta.

En efecto, si hubiera que restituir todo lo pagado a cada contribuyente, ¿para qué la fiscalidad? ¿No sería mejor ahorrarse el viaje de ida y vuelta del dinero y las nóminas de todos los funcionarios del Ministerio de Hacienda, por no hablar del resto de los gastos de papeleo? El impuesto sobre la renta tiene, precisamente, una finalidad redistributiva. Los ricos pagan más para financiar unos servicios públicos que benefician a todos los ciudadanos del Estado, ciudadanos que, en primer lugar, son "iguales ante la ley" y depositarios de unos derechos básicos que conllevan unos deberes institucionales. Los contribuyentes ricos no pagan para que se les "devuelva" lo aportado, sino justamente para que no se les devuelva y ese dinero pueda dedicarse a escuelas, hospitales, prisiones, etc. y, en todo caso, a los ciudadanos más desfavorecidos, sean o no  catalanes. "Cataluña", por tanto, no paga ningún impuesto. No existe algo así como la declaración de renta de Cataluña. La renta fiscal la pagan los ciudadanos en proporción directa a sus ingresos (=fiscalidad progresiva) y ese dinero no se redistribuye en función de criterios territoriales, sino de criterios institucionales y sociales.
 
Algo tan sencillo como esto ha sido manipulado por los nacionalistas. Para los nacionalistas, los problemas económicos de Cataluña, la quiebra de la Generalitat, la astronómica deuda de la comunidad, es el resultado de un saqueo español. Sin embargo, la evidencia es muy otra. Si Cataluña está arruinada, los políticos catalanistas son los únicos responsables.  Por cada catalán hundido en la miseria, hay en la Costa Brava una torre y un velero propiedad de un alto cargo de la administración autonómica.
 
Véanse, en primer lugar, los casos de corrupción de CiU, el partido en el poder:

http://izquierdanacionaltrabajadores.blogspot.com.es/2012/08/artur-mas-ens-roba.html

Véase el uso que se hace del "patriotismo" para engañar a los pobrecitos catalanistas y encubrir el expolio del que esos mismos ciudadanos son víctimas por parte de la mafia política y económica repugnante que controla en Cataluña todos los resortes del poder:

http://izquierdanacionaltrabajadores.blogspot.com.es/2012/08/ciu-un-monton-de-mierda-y-encima.html

Véase el entramado institucional-parasitario de vagos y vividores a todo tren que los ciudadanos de Cataluña deben sostener a sus espaldas. Nada menos que 150.000 energúmenos, que copan decenas de miles de cargos nombrados a dedo:

http://www.libremercado.com/2012-09-01/cataluna-sociedad-ilimitada-1276467257/

Veáse las 300 familias oligárquicas catalanas que mueven los hilos de la tramoya del catalanismo, un negocio del que sólo se benefician ellos pero que requiere el engaño y la manipulación de millones de ciudadanos catalanes, convencidos de su "patriotismo" y de que la culpa de todos los males de esta comunidad está en España:

http://malpharus.blogspot.com.es/2012/08/los-300-de-la-burguesia-catalana.html

Es una vergüenza que los ciudadanos catalanes nos dejemos manipular por el "catalanismo, S. L.", tenemos que decir basta. Artur Mas no ha mostrado compasión ninguna con sus presuntos compatriotas catalanes, y Felip Puig se come lubinas de 87 euros a cargo del presupuesto de la Generalitat mientras la ley de dependencia no se aplica por falta de recursos. Pero esa lubina ya pagaría a un cuidador y hemos de suponer que las lubinas de Puig no son de un día ni sólo de Puig, sino de muchos miles Puigs despiadados que desprecian a sus conciudadanos, incluidos los que sostienen el catalanismo mediante manifestaciones, concentraciones y protestas varias.

Con los políticos catalanistas no se puede ir ni a tomar un café. ¿Bajarás a la Diada para darles cancha inflando el globo del independentismo?


Contra la Diada 2012, contra la mafia oligárquica pujolista

El próximo 11 de septiembre miles de organizaciones colaboracionistas de la mafia (que se subvencionan con el dinero de todos los contribuyentes) han orquestado, fletando autocares de catalanistas perfectamente engañados y manipulados por la propaganda de TV3, una manifestación que exigirá la independencia pero sólo servirá para lavarle la cara a CiU y darle fuerza a Mas en sus reivindicaciones económicas ante el gobierno central. Ese "pacto fiscal" que no es, empero, otra cosa que una fuente de dinero para la mafia oligárquica, es decir, para las 300 familias de garrapatas que enriquécense agitando la demagogia pseudo patriótica del negocio catalanista.

Oponerse a esa manifestación, no asistir a esa ignominia explicando los motivos a tus vecinos y amigos, es un deber cívico que los ciudadanos catalanes (todavía no lobotomizados por la banda de saqueadores "catalanistas") deben cumplir, pues les va en ello su dignidad como personas.

Hazle un favor a Cataluña y a ti mismo como ciudadano catalán libre: NO ASISTAS A LA DIADA.

INDEPENDENCIA=MAS CORRUPCIÓN

http://izquierdanacionaltrabajadores.blogspot.com.es/2009/11/honduras-un-pais-dominado-por-cinco.html



 

lunes, 3 de septiembre de 2012

La mafia catalanista: un enorme parásito de 150.000 individuos que vampiriza Cataluña

http://www.cotizalia.com/opinion/disparate-economico/2012/09/03/las-inauditas-falsedades-del-profesor-sala-i-martin-7372/

Las inauditas falsedades del profesor Sala i Martín
 
Roberto Centeno
 
Es con profundo asombro e indignación, por el engaño que representan para amplios sectores de la sociedad catalana que serían los grandes perjudicados, que leo las inauditas falsedades del profesor Sala i Martín, de la Universidad de Columbia, el cerebro económico de Laporta en el Barça como miembro de la junta directiva, “una máquina de despilfarrar dinero”. En palabras de un lector tan asombrado como yo, “¿cómo puede una universidad de cierto prestigio contratar a un sectario de este calibre?”. Partiendo de unas premisas verdaderas y conocidas por todos -nepotismo, despilfarro, incompetencia, descontrol, corrupción al por mayor-, Sala i Martín da un salto al vacío y llega a una conclusión no solo falsa, sino absolutamente incompatible con sus premisas.

Culpa (¡menos mal!) del desastre económico y del endeudamiento a los anteriores gobiernos de la Generalitat y describe correctamente los mecanismos mediante los que Cataluña ha llegado hasta el bono basura, pero (¡oh maravilla!) solo culpa a los tripartitos, no a Pujol y Familia S.L., que crearon un Estado dentro de otro Estado para expoliar a los catalanes, dedicado en cuerpo y alma al lucro privado y político, ni al actual Gobierno, que es más de lo mismo y que tras fundirse 5.000 millones que Rajoy les había entregado sin condiciones necesitan 5.000 más “urgentemente”. Un dinero que no es para Cataluña, sino para la casta nacionalista, sus 135 diputados, sus 9.000 alcaldes y concejales, sus casi 2.000 entes y chiringuitos de todo tipo donde hay colocadas a dedo 150.000 personas (sagas familiares, amantes y amigos) de un total de 260.000 empleados públicos. Como afirma el líder de Ciutadans, “el rescate es la consecuencia del fracaso de 32 años de gobiernos nacionalistas”; algo que oculta el sectario profesor Sala i Martín.

Pero luego viene lo peor. Sin lógica alguna, después de todo el proceso que describe, afirma que “si Cataluña fuera independiente, sería una de las economía más sanas del mundo y los mercados se pelearían por prestarle dinero”. El grado de irracionalidad y mendacidad que encierra esta frase causa vergüenza ajena. Lo único que explica para sustentar tamaño dislate es que Cataluña tiene el mercado cerrado "porque forma parte de España" y pone como ejemplo a Gas Natural, que tiene los mercados cerrados porque "asocian la empresa con España". Realmente inaudito. Gas Natural es un monopolio que sería delictivo en el resto del mundo, que obtiene sus ingresos del expolio a los españoles -catalanes o no- cargándonos los precios del gas más elevados de Europa, entre un 20 y un 40%, algo que solo el pacto entre la casta política y las oligarquías financiera y empresarial, a cuyo servicio han puesto la Justicia y los organismos de control, ha hecho posible. En una Cataluña independiente, Gas Natural entraría en fuertes pérdidas. Los españoles exigimos la verdad, y se lo tenemos que agradecer a los catalanes honrados que lo han denunciado y calculado, y no a los miserables del PP y del PSOE que consienten la mentira.

El serio aviso de Moody´s y S&P a los nacionalistas

Pero lo que ya es definitivo, porque se trata del pensamiento de los mercados, son los motivos aducidos por Moody´s y S&P para rebajar Cataluña a bono basura. Léanlos porque no tienen desperdicio. Un análisis político inédito y un ataque devastador a las tesis nacionalistas. Así, subraya “el profundo deterioro económico y crediticio de la región, y la incertidumbre que generan las tensiones con el Gobierno”, porque, para los mercados, si Cataluña se separase de España tendría menos acceso al crédito que Ucrania o Kosovo, porque está muchísimo más endeudada y porque “por su debilidad económica individual -las multinacionales instaladas en Cataluña están ahí para abastecer España, sino se marcharían todas- no podría superar el non investment grade”.
Y continua, “los mercados están descontando un mayor riesgo de Cataluña que del propio Estado; en parte es por la situación general que afecta a todo el país, pero la otra parte, un 50%, se explica sólo por el riesgo adicional intrínseco a la región”. Porque son Cataluña -y otras regiones similares- las que elevan el riesgo de España y no al revés, justo lo contrario de lo que el profesor Sala dice a los catalanes. Y, finalmente, lo más obvio: “en el caso de que Cataluña lograra incrementar su participación en los ingresos nacionales -pasara a estar subsidiada por la cobardía de Rajoy y la cúpula del PP catalán, aclaro-, los beneficios de la región irían en detrimento de otras regiones u otros niveles de gobierno”.

Balanzas fiscales, comerciales y de ahorro-inversión

¿Alguien ha visto comparar los flujos comerciales o fiscales entre landers alemanes o estados norteamericanos? Es algo que carece de sentido alguno, pero si nacionalistas y profesores falsarios envenenan cada día a los catalanes tergiversando la verdad porque políticamente les favorece, pues vamos a ello.

Balanzas fiscales

Para empezar, las comunidades autónomas ni pagan impuestos ni reciben servicios, solo los ciudadanos pagan impuestos y reciben servicios, y en todo país civilizado, como sabe muy bien el profesor Sala, los ricos pagan más que los pobres. Botín, para resaltar el absurdo, podría exigir también su balanza fiscal. Lo lógico sería que Cataluña al ser más rica pagara más, y así fue en el pasado, pero no desde 2009. Convivencia Cívica Catalana ha acusado a la Generalitat de “fraude contable”. Cataluña obtuvo un saldo fiscal positivo de 4.015 millones en ese año -el último sobre el que existen datos- si el cálculo se hace correctamente. CiU utiliza múltiples formas de maquillaje contable para engañar a los catalanes porque en eso basa su victimismo. Lo que es inaceptable es que los cobardes de Rajoy y Montoro no reaccionen ante cálculos tramposos, que no hagan pública la realidad. Los españoles exigimos la verdad, y se lo tenemos que agradecer a los catalanes honrados que lo han denunciado y calculado, y no a los miserables del PP y del PSOE que consienten la mentira.

Una de las muchas trampas es considerar el IVA pagado desde fuera de Cataluña como una aportación catalana. El Gobierno autonómico “suma a los impuestos de los otros no pagados por catalanes como una aportación catalana”. Otra, que de lo que gasta el Estado en Cataluña recortan lo que les da la gana porque sí, desde los gastos de Defensa a intereses de la deuda. En concreto, en 2009 redujeron 7.118 millones a 3.268, y así en todo lo demás. Lo que es una auténtica vergüenza es que el profesor Sala, que no puede ignorar estos hechos que los catalanes de pie desconocen, tenga la desvergüenza y la miseria moral no ya de ocultar, sino de seguir afirmando que España roba a Cataluña. Es usted un mentiroso Sr. Sala, y desde aquí le reto a debatir el tema dónde y cuándo usted quiera. Le sugiero un sitio: en la Universidad de Columbia, delante de sus alumnos y los profesores que quieran asistir. By the way, yo me pago el viaje y la estancia. El drama es que cada vez son más los no catalanes que dicen: “Que se vayan, y que se lleven sus bancos, sus empresas y sus productos”.

Balanzas comerciales

Pero eso no es todo. Cataluña obtuvo en 2010 un superávit con el resto de comunidades de unos 25.000 millones. Cataluña vende en el resto de España casi dos tercios de lo que produce. La formación política Ciutadans ha pedido reiteradamente al Parlamento catalán la publicación de las balanzas comerciales con el resto de España y, con los votos en contra de los miserables del PSOE y la abstención no menos miserable del PP, se le ha negado. Hay que expulsar a estos indeseables.

Balanzas de ahorro- inversión

Gracias a su red de bancos, un 70% de las inversiones en Cataluña se financian con ahorro captado en otras regiones.

Como decía el profesor Julio Alcaide, nuestro mejor estadístico y uno de los grandes de Europa, la dependencia comercial de Cataluña del resto de España es tan obvia que asegura no entender cómo es posible que esta comunidad quiera poner límites a la solidaridad con otras regiones, que son, en definitiva, sus mejores clientes. “Si Cataluña perdiera el mercado español su renta per cápita retrocedería en casi una tercera parte”, afirma con cifras Alcaide. Menos que Portugal. ¡A ver si el profesor Sala entiende lo que son hechos y honestidad intelectual!.

¡Dejen de engañar a su gente!

Los políticos y profesores nacionalistas no solamente engañan al pueblo catalán, ocultándoles que su nivel de vida depende esencialmente del mercado español y que, como señalaba el sábado Alfonso Merlos, “una aldea no es un Estado”. ¿Por qué no explican a su gente que en caso de secesión -si un gobierno de España de cobardes lo permitiera- el mercado del resto de España quedaría cerrado para los productos y empresas catalanas, como ha sucedido en todos los casos europeos similares, y donde la parte escindida se ha empobrecido en todos los casos?

¿Y por qué no explican a su gente que en caso de secesión Cataluña no entraría en la UE? La expulsión es automática.“Un territorio que se escinda deja de pertenecer a la UE", recordaría a los energúmenos de ERC -los que tiraban por las ventanas a los abuelos de los chicos de CiU en el 36- cuando estos analfabetos hicieron una consulta. Y ahora se lo acaban de dejar claro a Artur Mas: “Fuera de España no hay Europa”, le ha explicado Durao Barroso. La UE no les admitiría, pero hay más razones: España lo vetaría, y Francia, Reino Unido e Italia, por razones obvias, ¿Y qué iba a hacer Cataluña sin los dos tercios de su mercado natural y fuera de la UE? Y, para terminar, explíquenles a los catalanes que si se separan tendrán que llevarse la cuota parte de la deuda de España, o sea el 180%, y no de la deuda computable, sino de toda ella, de los pasivos en circulación; y eso son más de 200.000 millones.

El drama es que cada vez son más los no catalanes que dicen: “que se vayan, y que se lleven sus bancos, sus empresas y sus productos”. Yo estoy radicalmente en contra. Cataluña es España desde el principio, hace 500 años, y no podemos permitir que la separen cuatro nacionalistas mentirosos y corruptos. Y no hay que enviar los tanques como dicen estos payasos ni nada parecido. Basta aplicar el artículo 155 de la Constitución, y como hizo Tony Blair en el Ulster, anular temporalmente la autonomía. Y no pasaría nada, absolutamente nada. Y tengo otra razón, una personal: he jurado, como muchos otros, ante la bandera de mi Patria defender la unidad de España y, modestamente, pienso hacerlo. Claro que el primer obligado es el Rey, que vive de eso, y Rajoy y Rubalcaba y todos los cargos políticos, militares y civiles. Si olvidan su obligación, como dice la fórmula del juramento, “que Dios se lo demande”. Aunque, personalmente, preferiría que sea un pelín antes: deben pagar en vida por perjuros y por traidores.

TRESCIENTAS FAMILIAS OLIGÁRQUICAS SAQUEAN CATALUÑA DESDE HACE 150 AÑOS

http://malpharus.blogspot.com.es/2012/08/los-300-de-la-burguesia-catalana.html

http://www.libremercado.com/2012-09-01/cataluna-sociedad-ilimitada-1276467257/

http://blogs.libertaddigital.com/enigmas-del-11-m/quien-roba-a-los-catalanes-11549/