lunes, 24 de enero de 2011

INFORME PETRAS, 6-9-2010

EL PODER EN EL PODER GLOBALIZADO

Las bases locales y estatales del poder sionista en EE.UU.

James Petras

Introducción

Todo esfuerzo serio por comprender la extraordinaria influencia de la configuración del poder sionista sobre la política exterior de EE.UU. debe examinar la presencia de operadores claves en posiciones estratégicas en el gobierno y las actividades de organizaciones sionistas locales afiliadas a organizaciones judías dominantes y órdenes religiosas.

Hay por lo menos 52 importantes organizaciones judías estadounidenses involucradas activamente en la promoción del orden del día de la política exterior, la economía y la tecnología de Israel en EE.UU. (vea el Apéndice). Los miembros de base varían entre varios cientos de miles de militantes en las Federaciones Judías de Norteamérica (JFNA, por sus siglas en inglés) y cien mil acaudalados donantes, activistas y traficantes de influencias en el Comité EE.UU.-Israel de Asuntos Públicos (AIPAC). Además numerosas fábricas de propaganda, denominadas think tanks, han sido establecidas con subsidios de millones de dólares de sionistas multimillonarios, incluidos el Brookings Institute (Haim Saban) y el Hudson Institute entre otros. Numerosos comités de acción política (PAC) financiados por los sionistas han intervenido en todas las elecciones nacionales y regionales, controlando candidaturas e influenciando los resultados de las elecciones. Fanáticos sionistas se han apoderado literalmente de editoriales, incluidas prensas universitarias; el ejemplo más indignante es Yale University, que publica los folletos más tendenciosos que repiten como loros parodias sionistas de la historia judía (sección de crítica literaria del Financial Times 28/29 de agosto de 2010). Nuevos proyectos sionistas con considerable financiamiento, hechos para capturar a jóvenes judíos y convertirlos en instrumentos de la política exterior israelí incluyen “Taglit-Birthright” que ha gastado más de 250 millones de dólares durante la última década enviando a más de un cuarto de millón de judíos (entre 18 y 26 años) a Israel durante 10 días de intenso lavado de cerebro (Boston Globe 26 de agosto de 2010). Multimillonarios judíos y el Estado israelí pagan la cuenta. Se somete a los estudiantes a una fuerte dosis de militarismo al estilo israelí ya que son acompañados por soldados israelíes como parte de su adoctrinamiento; en ningún momento visitan Cisjordania, Gaza o Jerusalén Este (Boston Globe, 26 de agosto de 2010). Se les insta a convertirse en ciudadanos de doble nacionalidad e incluso se les alienta a servir en las fuerzas armadas israelíes. En resumen, las 52 organizaciones miembros de las Principales Organizaciones Judías Estadounidenses en cuestión constituyen sólo la punta del iceberg de la Configuración Sionista del Poder: tomadas en conjunto con los PAC, las fábricas de propaganda, las editoriales comerciales y universitarias y los medios de masas, nos vemos ante una estructura de poder para comprender la tremenda influencia que tienen en la política exterior e interior de EE.UU. en la medida en que afectan a Israel y al sionismo estadounidense.

Mientras toda su actividad se dedica antes que nada a asegurar que la política de EE.UU. en Oriente Próximo sirva a la expansión colonial de Israel en Palestina y sus objetivos belicistas en Oriente Próximo, lo que B’nai B’rth llama eufemísticamente “foco en Israel y su lugar en el mundo”, muchos grupos se ‘especializan’ en diferentes esferas de actividad. Por ejemplo, los “Amigos de la Fuerza de Defensa de Israel” [ejército israelí, N. del T.] se preocupan primordialmente, según sus propias palabras, “de velar por las FDI”, en otras palabras proveer recursos financieros y promover voluntarios estadounidenses para un ejército extranjero (una actividad ilegal, excepto cuando se trata de Israel). Hillel es el brazo estudiantil de la configuración del poder sionista que afirma que está presente en 500 colegios y universidades, con afiliados que defienden todos y cada uno de los abusos contra los derechos humanos del Estado israelí y organizan giras con todos los gastos pagados para estudiantes reclutas judíos para que viajen a Israel, donde se les somete a una fuerte propaganda y se les alienta a ‘migrar’ o a convertirse en ‘ciudadanos de doble nacionalidad’.

Método: estudiando el poder sionista

Hay diversos métodos para medir el poder del conjunto de organizaciones sionistas e influyentes que ocupan posiciones estratégicas en el gobierno y la economía. Incluyen (a) el método basado en la reputación (b) sus propias afirmaciones (c) el análisis de la toma de decisiones (d) inferencias estructurales. La mayoría de estos métodos suministran algunas pistas sobre el potencial poder sionista. Por ejemplo, expertos en la prensa y periodistas se basan frecuentemente en personas informadas de Washington, personal del Congreso y notables para concluir que AIPAC tiene la reputación de ser uno de los grupos de presión más poderosos en Washington. Este método apunta a la necesidad de examinar empíricamente las operaciones de AIPAC en la influencia de votos en el Congreso, la presentación de candidaturas, la derrota de los que ocupan cargos y no apoyan incondicionalmente la línea israelí. En otras palabras, el análisis del proceso de toma de decisiones del Congreso y del ejecutivo es una clave para medir el poder sionista. Pero no es la única. El poder sionista es el producto de un contexto histórico, en el cual la propiedad de los medios y la concentración de la riqueza y otras palancas institucionales del poder tienen un papel y conforman el actual marco de la toma de decisiones. El poder acumulativo con el transcurso del tiempo y a través de las instituciones crea un fuerte prejuicio en los resultados políticos favorables a los agentes organizados de Israel en EE.UU. Una vez más, la mera presencia de judíos o sionistas en posiciones de poder económico, cultural y político no nos dice cómo utilizarán sus recursos y si tendrán el efecto deseado. El análisis estructural, la ubicación de sionistas en la estructura de clase, es necesario pero insuficiente para comprender el poder sionista. Hay que proceder y analizar el contenido de decisiones hechas y no hechas respecto al orden del día de los patrocinadores de Israel que operan en EE.UU. Las 52 principales organizaciones sionistas son muy francas respecto a sus reivindicaciones de poder, su lucha por la agenda de Israel y su servilismo respecto a todos los regímenes israelíes sin excepción.

Los que niegan el poder sionista sobre la política exterior en Oriente Próximo de EE.UU. son sionistas de izquierda, como Noam Chomsky y sus acólitos. Nunca analizan el proceso legislativo, la toma de decisiones del poder ejecutivo, las estructuras y actividad de la base sionista de un millón de miembros, y los nombramientos y antecedentes de responsables políticos clave que deciden políticas estratégicas en Oriente Próximo. En su lugar recurren a generalizaciones superficiales y a demagogia política, imputando la política al “Gran Petróleo” y al “complejo militar-industrial” o al “imperialismo de EE.UU.”. Categorías carentes de contexto empírico y de contexto histórico sobre la política realmente existente respecto a Oriente Próximo.

La construcción del poder sionista en el gobierno de EE.UU.

Para comprender la sumisión estadounidense a las políticas belicistas israelíes en Oriente Próximo hay que mirar más allá del papel de lobbies que presionan al Congreso y del papel de comités de acción política y de donantes sionistas acaudalados en las campañas electorales. Un fundamento muy descuidado pero absolutamente esencial del poder sionista sobre la política exterior, económica, diplomática y militar de EE.UU. es la presencia sionista en posiciones políticas cruciales, incluyendo los Departamentos del Tesoro y de Estado, el Pentágono, el Consejo Nacional de Seguridad y la Casa Blanca.

Operando desde las máximas posiciones de decisión política, los funcionarios sionistas han mantenido consistentemente políticas alineadas con las políticas militaristas de Israel, orientadas a debilitar y eliminar a cualquier país que cuestione la ocupación colonial de Palestina por el Estado Judío, su monopolio nuclear regional, su expansión de asentamientos sólo para judíos y sobre todo sus estridentes esfuerzos por seguir siendo la potencia dominante en el Oriente árabe. Los responsables políticos sionistas en el gobierno están en constantes consultas con el Estado israelí, asegurando la coordinación con el comando militar israelí (FDI), ministerio de exteriores y su policía secreta (MOSSAD) y el cumplimiento de la línea política del Estado Judío. Durante los últimos 24 meses ni un solo responsable político sionista ha expresado alguna crítica de los más horrendos crímenes de Israel, que van desde el feroz ataque contra Gaza a la masacre de la flotilla humanitaria y la expansión de nuevos asentamientos en Jerusalén y en Cisjordania. Un récord de lealtad a una potencia extranjera que sobrepasa incluso el servilismo de los compañeros de ruta estalinistas y nazis en Washington durante los años treinta y cuarenta.

Los responsables políticos sionistas en posiciones estratégicas dependen del respaldo político y del trabajo en estrecha colaboración con sus contrapartes en los “lobbies” (AIPAC) en el Congreso y en las organizaciones judías sionistas nacionales y locales. Muchos de los principales responsables políticos sionistas llegaron al poder mediante una estrategia deliberada de infiltración en el gobierno para conformar una política que promueve el interés de Israel más allá de los intereses de la población de EE.UU. Aunque un grado de cohesión resultante de una lealtad común hacia Tel Aviv puede explicar un presunto nepotismo y selección, también resulta que los poderosos lobbies judíos pueden jugar un papel en la creación de posiciones claves en el gobierno y asegurar que uno de los suyos ocupe esas posiciones e impulse la agenda israelí.

Stuart Levey: el principal operador de Israel en el gobierno de EE.UU.

En 2004, AIPAC presionó exitosamente al gobierno de Bush para que creara la oficina del Subsecretario para Terrorismo e inteligencia financiera (UTFI) y que nombrara a su protegido, el graduado de Princeton Stuart Levey para ese puesto. Antes, pero especialmente después de su nombramiento, Levey colaboró estrechamente con el Estado israelí y fue conocido como un insuperable fanático sionista con ilimitada energía y una adoración ciega por el Estado israelí.

Dentro de los confines de sus anteojeras ideológicas sionistas, Levey aplicó su inteligencia a la singular tarea de convertir su oficina en un importante emplazamiento para el establecimiento de la política estadounidense hacia Irán. Levey, más que cualquier otro funcionario nombrado en el gobierno o legislador elegido, formula e implementa políticas que influencian profundamente las relaciones económicas de EE.UU., de la UE y de la ONU con Irán. Levey elaboró las políticas de sanciones que Washington impuso a la UE y al Consejo de Seguridad. Levey organiza a todo el personal bajo su control en el Tesoro para investigar políticas comerciales y de inversión de todas las principales corporaciones manufactureras, bancarias, navieras, petroleras y comerciales del mundo. Luego viaja por todo EE.UU. y presiona exitosamente a fondos de pensión, firmas de inversión, compañías petroleras e instituciones económicas para que desinviertan de cualquier compañía que tenga que ver con la economía civil de Irán. Ha globalizado sus actividades, amenazando con sanciones y exclusiones a compañías disidentes en Europa, Asia, Oriente Próximo y Norteamérica que se niegan a renunciar a oportunidades económicas. Todas han comprendido que Levey opera por cuenta de Israel, servicios que Levey ha rendido con orgullo.

Levey coordina su campaña con los dirigentes sionistas en el Congreso. Obtiene legislación de sanciones en línea con sus campañas. Sus políticas violan evidentemente el derecho internacional y la soberanía nacional, presionando los límites de la imposición extraterritorial de sus órdenes administrativas contra una economía civil. Su violación de la soberanía económica está en un plano paralelo con el anuncio de Obama de que las Fuerzas Especiales de EE.UU. operarán en violación de la soberanía política en cuatro continentes. Desde todo punto de vista, Levey formula la política de EE.UU. hacia Irán. En cada caso establece la escalada de sanciones y luego la pasa a la Casa Blanca, que la impone al Consejo de Seguridad. Una vez que se fijan nuevas sanciones aprobadas por Levey su personal está ubicado para imponerlas: identificando a los quebrantadores e implementando penalidades. El Tesoro se ha convertido en un puesto avanzado de Tel Aviv. Ni una sola publicación izquierdista, liberal o socialdemócrata destaca el papel de Levey o incluso el terrible dolor económico que este fanático del Antiguo Testamento inflige a 75 millones de trabajadores civiles y consumidores iraníes. Por cierto, como los rabinos judeofascistas de Israel que predican una “solución final” para los enemigos de Israel, Levey anuncia nuevos y más duros “castigos” contra el pueblo iraní (Stuart Levey, “Iran’s New Deceptions at Sea Must be Punished” [Los nuevos engaños de Irán en el mar deben ser castigados] FT 16/08/2010, p. 9). Puede que el Estado Judío bautice en el momento apropiado una importante avenida en Cisjordania con su nombre por sus extraordinarios servicios para ese Estado racista extremadamente perverso.

El papel estratégico del poder local

El Archivo del Lobby de Israel publicó recientemente documentos desclasificados del Consejo Sionista Estadounidense (AZC) obtenidos por emplazamiento legal durante una investigación del Senado de EE.UU. entre 1962 y 1963. Los documentos revelan cómo el Estado israelí a través de sus conductos judíos estadounidenses –las organizaciones sionistas dominantes– penetró los medios de masas de EE.UU. y propagó su línea política, sin conocimiento del público estadounidense. Historias escritas por un sinnúmero de periodistas y académicos judíos sionistas fueron solicitadas y colocadas en medios nacionales como The Readers Digest, The Atlantic Monthly, Washington Post, entre otros, incluyendo periódicos y estaciones de radio regionales y locales (Israel Lobby Archive, 18 de agosto de 2010). Mientras las organizaciones sionistas nacionales procuraban los periodistas y los escritores y editores académicos, los afiliados locales transmitían el mensaje e implementaban la línea. El nivel de infiltración revelado por los documentos sionistas obtenidos por el Senado en los años sesenta se ha multiplicado por cien durante los últimos 50 años en términos de financiamiento, funcionarios pagados y militantes comprometidos y sobre todo en poder estructural y capacidad coercitiva.

Mientras los dirigentes nacionales, en estrecha consulta con funcionarios israelíes, reciben instrucciones sobre cuáles temas son de alta prioridad, la implementación sigue una ruta vertical hacia dirigentes regionales y locales, políticos, y notables que por su parte se dirigen a los medios locales y religiosos, académicos y a otros dirigentes de la opinión. Cuando dirigentes nacionales aseguran la publicación de propaganda pro israelí, los locales la reproducen y circulan a los medios locales y a personas influyentes no sionistas en su “periferia”. Campañas de cartas, orquestadas desde arriba, son implementadas por miles de doctores, abogados y empresarios sionistas militantes. Elogian a escribidores pro israelíes y atacan a los críticos; presionan a periódicos, editoriales y revistas para que no publiquen a los disidentes. Los dirigentes nacionales y locales promueven reseñas hostiles de libros que no van en la línea israelí, influencian decisiones de las bibliotecas para que llenen sus estanterías con libros pro israelíes y censuren y excluyan historias más equilibradas o críticas. Militantes locales en coordinación con cónsules israelíes saturan al público con miles de reuniones públicas y oradores apuntando a iglesias cristianas, audiencias académicas y grupos cívicos; al mismo tiempo militantes sionistas locales y especialmente millonarios influyentes, presionan a sitios locales (administradores de universidades, autoridades eclesiásticas y asociaciones cívicas) para que no inviten a ningún crítico de Israel y sus partidarios para que hable. En última instancia, sionistas locales exigen que se otorgue el mismo tiempo a un propagandista pro israelí, algo inaudito cuando se programa que hable un apologista de Israel.

Organizaciones sionistas locales hacen valiosos esfuerzos para reclutar a alcaldes, gobernadores, celebridades locales, editores, eclesiásticos y promisorios jóvenes dirigentes étnicos y de minorías ofreciéndoles giras de propaganda a Israel con todos los gastos pagados para que luego escriban o den entrevistas repitiendo lo que aprendieron de los funcionarios israelíes. Dirigente locales movilizan a miles de activistas sionistas militantes para que ataquen a judíos antisionistas en público y en privado. Exigen que se les excluya de cualquier mesa redonda mediática sobre Oriente Próximo.

Funcionarios sionistas locales forman comités de reacción rápida para visitar y amenazar a cualquier editor local y personal editorial que publique editoriales o artículos que cuestionen la línea oficial israelí. Dirigentes locales controlan (“monitorean”) todas las reuniones locales, invitaciones a oradores, así como los discursos de comentaristas públicos, dirigentes religiosos y académicos para detectar cualquier “alusión antisionista” (que etiquetan de “antisemitismo encubierto”). La mayoría de las principales órdenes religiosas judías están alineadas como la espina dorsal de la recolección de fondos israelí local, incluyendo el financiamiento de nuevos asentamientos “sólo para judíos” en la Cisjordania palestina.

Funcionarios locales están en la vanguardia de campañas para negar a académicos independientes especializados en Oriente Próximo y en política pública, titularidad o promoción, independientemente de su erudición. Por otra parte, escritorzuelos académicos que acatan la línea pro israelí y publican libros con ataques generalizados contra críticos de Israel entre cristianos y musulmanes y países como Turquía, Irán o quienquiera sea un objetivo de la política israelí, son promocionados, elogiados y colocados en la lista de éxitos editoriales. Cualquier libro o escritor crítico del poder sionista o de Israel es colocado en un “índice” local y nacional y sometido a una inquisición mediante calumnias por una manada de Torquemadas judíos.

Conclusión

El poder de Israel en EE.UU. no reside sólo en la influencia y liderazgo de poderosos “lobbies pro israelíes” basados en Washington, como AIPAC. Sin los cientos de miles de dentistas, podólogos, corredores de bolsa, agentes inmobiliarios, profesores y otros, el “lobby” sería incapaz de sostener e implementar su política entre cientos de millones de estadounidenses fuera de las principales metrópolis. Como hemos visto en los documentos desclasificados del Senado, las organizaciones sionistas locales comenzaron hace medio siglo una campaña sistemática de penetración, control e intimidación que llegó a su apogeo en la primera década del Siglo XXI. No es por accidente o mera coincidencia que funcionarios universitarios en el norte de Minnesota o en el norte del Estado de Nueva York sean objeto de campañas para excluir a oradores o despedir a miembros de la facultad críticos de Israel. Los sionistas locales tienen bases de datos informatizadas que operan con un índice de oradores prohibidos, como admiten y alardean los propios sionistas en contraste con sionistas “liberales” que tienden a etiquetar como “antisemitas” o “teóricos de la conspiración” a escritores que citan documentos oficiales sionistas que demuestran su sistemática perversión de nuestras libertades democráticas.

Durante decenios, ha desaparecido virtualmente la distinción entre el poder sionista ejercido por un “lobby” fuera del gobierno y operadores “dentro” del gobierno. Como hemos visto en nuestro análisis, AIPAC obtuvo el puesto del subsecretario en el Tesoro, dictó el nombramiento de un operador sionista clave (Stuart Levey) y acompaña su cruzada global para sancionar a Irán hasta la hambruna y la pobreza. La colocación de operadores dentro de posiciones claves para Oriente Próximo en el gobierno no es el simple resultado de decisiones de carrera individuales. El ascenso de tantos sionistas pro Israel a puestos en el gobierno forma parte de su misión de servir el interés de Israel durante por lo menos unos pocos años de sus carreras. Su presencia en el gobierno obvia toda investigación por el Senado o el Congreso de organizaciones sionistas que actúan como agentes de una potencia extranjera como las que tuvieron lugar en los años sesenta.

La oposición pública aumenta ante la acumulación de poder y el abuso del ejercicio del poder por las principales organizaciones y personajes influyentes sionistas, por cuenta de un Estado racista cada vez más ensangrentado que alardea de su dominación sobre las instituciones públicas de EE.UU. La campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones gana en fuerza incluso en EE.UU. (vea desinversión de Harvard en compañías israelíes). El apoyo público a Israel en EE.UU., desde todo punto de vista, ha disminuido a menos de un 50%, mientras los sondeos en Europa Occidental muestran un pronunciado aumento de la hostilidad hacia el régimen ultra derechista de Israel. Los judíos antisionistas aumentan su influencia especialmente entre jóvenes judíos que están horrorizados ante la matanza israelí en Gaza y el ataque contra la flotilla humanitaria. De igual importancia es la presencia de judíos antisionistas en paneles y foros que ha dado aliento a numerosos no judíos otrora intimidados quienes hasta ahora temían que los calificaran de “antisemitas”.

La configuración del poder sionista se fundamenta en una base cada vez más débil en la población: la mayoría de los jóvenes judíos se casan fuera de los confines del nexo etno-religioso judío-israelí y es muy probable que muchos de ellos no formen la base para campañas fanáticas por cuenta de un Estado racista. La alta intensidad y el esfuerzo fuertemente dotado de la dirigencia sionista por cercar a jóvenes de ascendencia judía a través de escuelas privadas, “programas de verano” subvencionados en Israel, etc., tienen tanto que ver con miedo y reconocimiento del alejamiento del chovinismo clerical como con un intento de reclutar una nueva generación militantes de “Israel Primero”.

El peligro es que el apoyo sionista en EE.UU. para el régimen ultra derechista y racista en Israel los lleve a unir sus fuerzas con la extrema derecha en EE.UU. Actualmente los patanes judíos y cristianos de Manhattan hacen fermentar el odio masivo contra los musulmanes (la llamada “controversia por la mezquita”) como distracción de las crisis económicas y del aumento del desempleo. La promoción sionista de la islamofobia masiva tan cerca de Wall Street, donde muchos de sus ricachones se benefician con el saqueo de los activos de EE.UU., es un juego peligroso. Si las mismas masas enfurecidas alzan la vista hacia los ricos y poderosos en lugar de mirar hacia abajo a los negros y musulmanes, podrían tener lugar algunas sorpresas desagradables e imprevistas, no sólo contra los operadores de Israel, sino contra todos a quienes se identifique erróneamente como relacionados con una patria judía malinterpretada.

Apéndice

Conferencia de presidentes de las principales organizaciones judías de EE.UU.

Organizaciones miembro

1. Ameinu
2. American Friends of Likud
3. American Gathering/Federation of Jewish Holocaust Survivors
4. America-Israel Friendship League
5. American Israel Public Affairs Committee
6. American Jewish Committee
7. American Jewish Congress
8. American Jewish Joint Distribution Committee
9. American Sephardi Federation
10. American Zionist Movement
11. Americans for Peace Now
12. AMIT
13. Anti-Defamation League
14. Association of Reform Zionists of America
15. B’nai B’rith International
16. Bnai Zion
17. Central Conference of American Rabbis
18. Committee for Accuracy in Middle East Reporting in America
19. Development Corporation for Israel/State of Israel Bonds
20. Emunah of America
21. Friends of Israel Defense Forces
22. Hadassah, Women’s Zionist Organization of America
23. Hebrew Immigrant Aid Society
24. Hillel: The Foundation for Jewish Campus Life
25. Jewish Community Centers Association
26. Jewish Council for Public Affairs
27. The Jewish Federations of North America
28. Jewish Institute for National Security Affairs
29. Jewish Labor Committee
30. Jewish National Fund
31. Jewish Reconstructionist Federation
32. Jewish War Veterans of the USA
33. Jewish Women International
34. MERCAZ USA, Zionist Organization of the Conservative Movement
35. NA’AMAT USA
36. MCSK” Advocates on behalf of Jews in Russia, Ukraine, the Baltic States & Eurasia
37. National Council of Jewish Women
38. National Council of Young Israel
39. ORT America
40. Rabbinical Assembly
41. Rabbinical Council of America
42. Religious Zionists of America
43. Union for Reform Judaism
44. Union of Orthodox Jewish Congregations of America
45. United Synagogue of Conservative Judaism
46. WIZO
47. Women’s League for Conservative Judaism
48. Women of Reform Judaism
49. Workmen’s Circle
50. World ORT
51. World Zionist Executive, US
52. Zionist Organization of America

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens. Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Más información:

Las dos caras del lobby judío

Manuel Freytas
19-11-2010

http://www.adecaf.com/geno/pales/pales/Las%20dos%20caras%20del%20lobby%20judio.pdf

Website de James Petras:

http://petras.lahaine.org/

Obama obedece al lobby israelí:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=121061

jueves, 20 de enero de 2011

Los obscenos privilegios de la clase política española


Trazamos a continuación una breve pincelada de las "condiciones laborales" que afectan a los políticos profesionales de este país, publicadas recientemente en un libro. Los miembros de la casta, como los califica el periodista autor del estudio, disfrutan de un "trabajo" envidiable del que, no obstante, pueden ausentarse sin tener que pasar por el médico a que les autorice la baja. Conviene subrayar este aspecto porque los mismos sinvergüenzas que usan y abusan de dicho privilegio con total impunidad, pagan incentivos a los facultativos de la seguridad social -y los pagan, como siempre, echando mano de nuestros impuestos- para combatir el absentismo del ciudadano español que les ha votado y gracias al cual ocupan el "cargo" de marras con sus correspondientes prebendas. El médico lo tiene claro: por ley, si da la baja pierde unos euritos, muy necesarios en los tiempos que corren. Los políticos quieren que vayamos a trabajar, claro, pero, en contrapartida, nadie controla sus inasistencias. Sus señorías "compran" al profesional de la salud a fin de que no os dé la incapacidad laboral transitoria, no sea que dejemos de producir y los afortunados miembros de la casta empiecen a tener problemas para sufragar su escandaloso tren de vida, un "chollo" que incluye poder quedarse en la cama después de la borrachera sin el correspondiente "parte" médico. Los políticos, en fin, anhelan ansiosos succionar como parásitos nuestro esfuerzo cotidiano para engordarse en los restaurantes como auténticos marajás de la India, acudir a burdeles de lujo o consumir cocaína al por mayor. Pero no es necesario ni siquiera que vayan a pasearse un rato por el bar del Congreso de los Diputados, aunque sólo sea a efectos de disimular un poco. Y si acuden al escaño, se les puede contemplar por la televisión echando la siesta y roncando como cerdos. ¿Se burlan de la gente? Mucho nos tememos que sí.

Son, en efecto, unos 80.0000 energúmenos sin ideas ni escrúpulos, quienes, amparándose en leyes promovidas y aprobadas por ellos mismos en el más estricto secreto (las puertas del Congreso se cierran a los dóciles periodistas comprados con regalos cada vez que se tiene que aprobar uno de estos "delitos legales"), se rien de todos los españoles, a los que, eso sí, recortan las pensiones como medida para combatir la crisis que los propios políticos, por activa o por pasiva, han provocado después de décadas de saqueo mundial de las arcas públicas y complicidad con el capital financiero.

Pero con esto no está todo dicho. A los políticos les sabe a poco beneficiarse de unas situaciones corporativas de escándalo y poder "hacer campana" a su antojo. A fin de cuentas, la nómina doble (como diputado y dirigente del partido), las dietas, el coche oficial, las pensiones doradas, etc., todas esas golosinas son sólo el "chocolate del loro" para quien lo que busca es hacerse millonario a costa de las instituciones "democráticas". Así, los políticos todavía quieren más y se corrompen, ponen la mano para conseguir propinas utilizando sus prerrogativas legales como parlamentarios, miembros del gobierno, alcaldes, concejales, directores generales y otras funciones, a fin de beneficiar a empresas privadas que recompensan estos "favores" muy generosamente, léase: con regalos o en metálico. Y quienes no practican el suculento deporte del cohecho, consienten que otros lo hagan, sobretodo si son de su propio partido, encubriendo a los amigos y correligionarios malhechores con corbata so pena de verse marginados como "hombres de confianza" del sistema. De un sistema, el liberal, donde el dinero, es decir, la finanza, corroe por dentro la política, como un cáncer. De un sistema que es esencial y constitutivamente corrupto, aunque algunos de sus representantes, de forma ocasional, no quieran serlo a título individual y se hagan ilusiones al respecto.  De un sistema que no admite la reforma, sino sólo la ruptura democrática.

Desde aquí lo decimos claro: esta clase política tiene que pagar por sus delitos. La revuelta de Murcia es sólo el principio. Los políticos españoles habrán de dormir entre rejas o huír del país como ratas. Estamos preparando bonitas sogas, completamente legales (modificaremos la constitución y el código penal a tales efectos), para que los más abyectos y nauseabundos de ellos (empezando por José María Aznar, responsable de decenas de miles de víctimas en Iraq) las estrenen. Aplicaremos en sus carnes las leyes de Nüremberg en materia de genocidios, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Si nos apoyas, les daremos lo que se merecen.

Y recuerda siempre que fue Aznar, es decir, la derecha política, quien nos metió a los inmigrantes en casa: Zapatero sólo los regularizó.

1.- Con lo que gana Rajoy en un mes, una pensionista con cuatro hijos vive durante dos años y medio.

2.- Tal es el descontrol, que en España no hay ni una sola institución que conozca cuántos políticos cobran del Estado.

3.- Un español tiene una pensión máxima de 32.000 euros anuales, pero los políticos tienen derecho a pensiones vitalicias muy superiores. Son 74.000 euros en el caso de los primeros espadas de la casta política. Además estas pensiones no son incompatibles con otros sueldos de la Administración o con otras actividades económicas. Un diputado o senador tiene que estar sólo siete años en el cargo para optar a la pensión máxima, mientras que un trabajador autónomo o por cuenta ajena necesita 35 años cotizados.

4.- La retención de las nóminas de diputados y senadores es sólo del 4,5%.

5.- ¿Sabía usted que paga de su bolsillo las multas que la DGT impone a los políticos? ¿Y que además las paga con recargo?

6.- ¿Viajes innecesarios? Una comisión del Congreso pide permiso para que 60 diputados viajen cuatro días a Canarias a estudiar el cultivo del plátano.

7.- Zapatero es el único presidente de la UE que carga sus gastos vacacionales a los presupuestos estatales. Viaja con 100 personas durante tres semanas.

8.- Aznar es el único ex presidente del Gobierno que ha solicitado el sueldo vitalicio que supone sentarse en el Consejo de Estado: 74.000 euros anuales. Nómina que pretendía sumar a la de ejecutivo del magnate de la prensa Rupert Murdoch. Se lo denegaron pero le salió rentable. Aznar renunció por un sueldo de 220.000 euros al año, tres veces más de lo que cobraba como consejero de Estado. [Resulta difícil cifrar, como en el caso de otros ex presidentes, cuánto dinero suman sus actividades privadas y públicas].

9.-Absentismo: no existen datos oficiales sobre la falta al trabajo de los políticos o al menos no se han hecho públicos.

10.-Aviones: los diputados pueden utilizar a su antojo con cargo a las arcas del Estado aviones, trenes o barcos. Disponen de 5.000.000 de euros al año para viajes.

11.-José Bono: entre sueldo y complementos, el presidente del Congreso cobra 13.856 euros al mes: 3.126 por diputado, 3.605 como complemento, 3.915 para gastos de representación y 3.210 de libre disposición. Las dos últimas partidas suman más de 6.000 euros mensuales para comidas, regalos y actos de protocolo. Todo este dinero sin contar las indemnizaciones previstas por ley para sufragar «gastos que sean indispensables para el ejercicio de su función».

12.-José Botella: el cuñado de José María Aznar fue fichado en Bruselas, desde las oficinas del PP en esa capital. En el tribunal que lo examinó para funcionario estaba un miembro determinante, Gerardo Galeote, que presidía la delegación popular en Europa. En menos de dos años el hermano de Ana Botella se blindó con un sueldo europeo para toda la vida.

13.-Jesús Caldera: el ex ministro de Trabajo y Asuntos Sociales recibe 6.319 euros mensuales por su escaño en la cámara baja, donde redondea su sueldo como vocal de la Diputación Permanente y presidente de una comisión. Cuando era ministro subió el salario mínimo a 600 euros. Cuatro años después, su sueldo es 10 veces superior a esa cifra, que recibe simplemente por no abrir la boca. Caldera no ha presentado ni una sola iniciativa ni ha intervenido en el Congreso desde que comenzó la actual legislatura. Al final, cobró en 2009 más de 120.000 euros por los servicios prestados.

14.-Cargos: Hay 8.112 alcaldes, 65.896 concejales, 1.206 parlamentarios autonómicos, 1.031 diputados provinciales, 650 diputados y senadores, 139 responsables de Cabildos y Consejos insulares y 13 consejeros del Valle de Arán. Además, tenemos a 200.000 liberados sindicales que el poder ha comprado para que no hagan nada en defensa de los trabajadores. Sus privilegios se contabilizan a parte, pero aumentan el inmenso agujero financiero de las arcas públicas.

15.-Castigo: nunca se ha sancionado a ningún político por incumplir el Código del Buen Gobierno, que se supone que controla las buenas prácticas del Ejecutivo.

16.-Coches: el lujo de muchos dirigentes autonómicos les lleva a sentar sus posaderas en automóviles de más de 100.000 euros. Gallardón, el alcalde de Madrid, se mueve en un Audi A8 de 591.624 euros. Fue contratado en arrendamiento hasta 2011, así que el alcalde gasta 150.000 euros al año del bolsillo de sus ciudadanos para moverse por la ciudad y alrededores. Catorce de los 17 presidentes autonómicos usan Audi. El valenciano Francisco Camps tiene varios a su disposición (esa comunidad dispone de 200 vehículos para sus altos cargos, la mayoría de ellos Volvo S80, de 40.000 euros), lo mismo que sucedía con Chaves en Andalucía, cuyo Gobierno cuenta con 234 coches oficiales.

17.-Manuel Chaves: cobra al año 81.155 euros por ser ministro más una indemnización de 46.000 al año por abandonar la presidencia de Andalucía. O sea, 127.155 euros anuales. Dos sueldos del Estado compatibles sólo para altos cargos. Para los demás españoles está prohibido por ley.

18.- Despilfarro: el Congreso gasta cada año 160.000 euros en regalos navideños. Unos 11.000 cargos públicos reciben obsequios por esas fechas, un gasto que suma al año 2.200.000 euros.

19.-Deudas: cada español debe a los bancos 566 euros por la deuda de los ayuntamientos.

20.-Dietas: los parlamentarios que no viven en Madrid reciben, además del sueldo, otros 1.823 euros al mes por sus supuestos gastos de manutención y alojamiento. Los locales, 870 para gastos, libres de impuestos. La suma de estos sencillos complementos supera el sueldo de 12 millones de ciudadanos. Además, cobran 150 euros cada día si salen al extranjero, y 120 si viajan por el país.

21.-Enchufados: hasta hace tres meses, cada eurodiputado disponía de 17.140 euros al mes para contratar a familiares. El ex presidente del PP de Cataluña y vicepresidente de la cámara europea, Alejo Vidal-Quadras, puso en nómina como secretario en Bruselas a Albert Fuertes, hermano de su esposa. Y el eurodiputado cacereño del PP, Felipe Camisón (fallecido en mayo de 2009) contrató a su cónyuge como asistente, al igual que hizo la también diputada popular Cristina Gutiérrez-Cortines con su hija. Y lo mismo hizo el socialista Enrique Barón con la hija de un militante afín. [En la actualidad, los familiares directos han sido eliminados de las plantillas de los diputados españoles. Sin embargo, los parientes de sangre han sido reemplazados por personal próximo al partido].

22.- Fundaciones: 52 políticos nacionales ocupan cargos en 74 fundaciones distintas: 31 por el PSOE, 28 por el PP y 4 por el resto de grupos. La conservadora Soledad Becerril parece la más activa: es miembro del patronato de seis fundaciones. No todas tienen un marcado carácter político.

23.-Alfonso Guerra Reina: hijo del ex vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra. Fue elegido a dedo como asistente del vicepresidente del Parlamento Europeo, el socialista Miguel Ángel Martínez. Más de 140 millones al año se van en sueldos de 1.200 recomendados. Con ese dinero se podrían mantener los servicios de una ciudad española de 115.000 habitantes durante un año.

24.-Horas extras: en 2008 el Gobierno de La Rioja pagó 200.000 euros extras a sus conductores. Realizaron 870.182 kilómetros, unos 2.300 al día, lo suficiente para cruzar tres veces España de este a oeste. Un gasto curioso ya que es la comunidad más pequeña del país y que su población es inferior a la de cualquier ciudad dormitorio de Madrid. El uso de coches oficiales para asuntos particulares es una práctica tan común como soterrada.

25.-Juan José Ibarretxe: el ex lehendakari del Gobierno vasco recibe unos 45.000 euros al año, la mitad de lo que ingresaba cuando era presidente. Y lo cobrará de por vida, igual que todos los miembros de su ejecutivo. Este tipo de jubilaciones están muy por encima del límite legal para el resto de los españoles, que no pueden cobrar más de 32.000 euros anuales, por mucho que hayan cotizado toda su vida.

26.-Impuestos: un ciudadano, por ejemplo, de Madrid sustenta con sus impuestos el salario de 27 concejales, 120 parlamentarios de la Asamblea madrileña, 264 senadores, 350 diputados nacionales y 54 del Parlamento Europeo. En total, 815 cargos electos con un sueldo base que supera los 3.000 euros. Y sin contar los puestos de confianza que arrastra cada uno.

27.-Jubilaciones doradas: tras abandonar el FMI, Rodrigo Rato regresó a España con una pensión vitalicia de 80.000 dólares anuales. Sumados al sueldo de ex ministro, en 2006 percibía 37.070 euros mensuales. [Un español necesita cotizar al menos 35 años, 15 con la base más alta, para poder cobrar la jubilación máxima de 32.000 euros al año].

28.-Mariscadas: no hay límite legal para las comidas de representación de los políticos españoles. Tampoco hay fiscalización previa a la hora de comprar jamón, champán o puros de alta cava. Ejemplo descontrol es el socialista valenciano Vicent Costa. Acababa de perder las elecciones municipales a favor del PP, pero seguía siendo alcalde en funciones. Y como tal se gastó casi 500 euros del dinero público en gambas, cigalas, langosta, navajas, jamón y caldereta. Una buena despedida.

29.-Móviles: los senadores cuentan con 1,7 millones de euros al año para gastos de teléfono. El ayuntamiento de San Lúcar de Barrameda tenía 270 dados de alta. Entre los servicios que pagó figuran descargas de juegos, llamadas a Cuba y a varias líneas eróticas.

30.-Morosos: los miembros de La Casta invirtieron 66,6 millones de euros en la celebración de las elecciones general de 2008. De ese dinero, 44 millones fueron prestados por bancos españoles para financiar campañas publicitarias megalógamas. Las mismas entidades que ese año de crisis embargó las casas a 60.000 familias por falta de liquidez. 180.000 personas se quedaron sin techo. Sin embargo, los partidos de La Casta deben a los bancos 144,8 millones de euros.

31.-Negocios: sólo el 33% de los diputados del Congreso se dedica en exclusiva a su labor política. El resto engorda sus cuentas corrientes con la participación en empresas privadas, fundaciones y colaboraciones varias. Algunos, como el diputado del PP Miguel Ángel Cortés, aglutinan hasta 12 actividades extraparlamentarias.

32.- Nóminas: los sueldos de los políticos electos (80.000 miembros de La Casta, que llenarían un estadio como el del Real Madrid) cuestan a los ciudadanos unos 720 millones de euros al año, más que el presupuesto anual de toda la red ferroviaria, tres veces superior al dinero dedicado a cuidar el patrimonio nacional y 60 veces más que lo que gasta el país en salud bucodental para jóvenes.

33.- Leire Pajín: en 2000 se coronó como la diputada más joven de España. Ocho años después, con 33 de edad, ya tiene derecho a una indemnización de 85.000 euros anuales del Estado. Recibe 5.500 euros al mes por su trabajo al frente del PSOE, tiene derecho al 80% de su sueldo como ex secretaria de Estado de Cooperación, 103.000 euros anuales con todos los complementos, a lo que hay que sumar 3.126 como senadora.

34.-Pensión de escándalo: los ex ministros mantienen durante dos años una pensión por cese de 58.000 euros anuales, cifra seis veces superior a la pensión media española. En la actualidad, cuatro ex ministros compatibilizan ese dinero con el sueldo de diputado: José Antonio Alonso, Fernández Bermejo, María Antonia Trujillo y Jesús Caldera.

35.-Prostitutas: el concejal de Palma de Mallorca, Rodrigo de Santos, gastó más de 50.000 euros en prostitutas y bares de ambiente. En Estepona, varios miembros municipales están siendo investigados por cobrar 42.000 euros a una red investigada por la Audiencia Nacional para abrir un local de alterne. En 2002, el ex alcalde de Dolores (Alicante) fue condenado a seis meses de prisión por abonar la factura de un local de alterne, al que acudió con siete comensales.

36.-Regalos: no hay una ley concreta sobre los obsequios que pueden aceptar o no los políticos. En EEUU, por ejemplo, pasan al Estado. Condolezza Rice recibió el año pasado en sus viajes oficiales joyas por valor de 360.000 euros. Aquí nadie tiene obligación de declararlos. Se pueden quedar con ellos. Sin más.

37.-Pedro Solbes, el insolvente: tras dejar la política en abril de 2009, el ex ministro de Economía se encontró con unretiro de unos 12.000 euros mensuales (una pensión de 2.725 euros por ser funcionario, su pensión vitalicia como ex comisario europeo y otros 5.700 al mes como compensación, durante dos años, por ex ministro). A Solbes, pues, le esperaba una jubilación cinco veces mayor que la de cualquier español.

38.-Secretos: el oscurantismo sobre los gastos llega al absurdo. El Parlamento Europeo cuenta con una Oficina de Lucha Contra el Fraude (OLAF, por su siglas en inglés). Sin embargo, sus informes son confidenciales y su contenido completo sólo es conocido por los parlamentarios. Los votantes pueden saber de las buenas acciones de los políticos, pero sólo La Casta conoce datos sobre el fraude.

39.-Sín límites: cada parlamento autonómico, diputación o ayuntamiento fija el sueldo de sus cargos electos sin límite ni baremo alguno. José Bolarín, alcalde de Ulea (Murcia), con 900 habitantes, cobra unos 4.000 euros. El de Ricote, cerca del pueblo anterior, se lleva 40.000 al año en una población que no alcanza los 1.300 vecinos. Y la alcaldesa de Marbella, Marisol Yagüe, cobraba más que el presidente del Gobierno: 84.462 euros al año en un ayuntamiento que estaba en bancarrota.

40.-Taxis: la comodidad de sus señorías para hacer su trabajo es tal que el Congreso regala a los que no disponen de coche propio una tarjeta personalizada con un saldo de 250 mensuales para que viajen en taxi por Madrid.

En tu mano está acabar para siempre con la costra parasitaria. A la cárcel con ellos.

Es hora de luchar. !Movilízate!

POR LA PATRIA, EL PAN Y LA JUSTICIA.

(documento abiertoa debate y enmiendas hasta el 1º de febrero)

Fuente de los datos:

http://www.adecaf.com/altres/mesdoc/mesdoc/La%20Casta.pps

jueves, 13 de enero de 2011

Alerta Digital entrevista al presidente de la INTRA


Ante el revuelo social y político creado por la casta nace INTRA, una entidad política de izquierdas, de carácter antirracista, asambleario y laico, cuyo eje principal de actuación estratégica a corto plazo será el cuestionamiento radical, es decir, no folklórico e identitario, sino socio-económico, de la actual política liberal de inmigración y “libre” circulación de mano de obra, según ha explicado su portavoz, Jaume Farrerons, a Alerta Digital.

¿No existen ya demasiados partidos anti inmigración? ¿Qué aporta de realmente nuevo la INTRA?

El izquierdismo y el antirracismo no es poco. Pero el mero enfoque migratorio de la INTRA carecería, en efecto, de originalidad si no se añadiera lo siguiente: la INTRA abordará las causas reales de la inmigración y evitará escrupulosamente incurrir en el racismo y la xenofobia de los populismos al uso, es decir, actuará en dos planos simbólicos complementarios: antiderechismo visceral y simultánea atención a la dimensión laboral, y no sólo cultural, del problema migratorio.

Así, en primer lugar, la INTRA denunciará políticamente a la derecha sociológica, financiera y empresarial, verdadera patrocinadora del fenómeno en cuestión. Nuestro enemigo político, en efecto, y subrayo la palabra “enemigo”, que no “adversario”, es una “derecha extrema”, despiadada e inmoral pese a su acendrado judeocristianismo, que ha traficado con carne humana para abaratar el valor del trabajo autóctono y obtener beneficios en condiciones de semiesclavitud.

En segundo lugar, la INTRA evitará utilizar a la persona del inmigrante como chivo expiatorio de una lacra de la que el propio inmigrante sería, en buena parte de los casos, también víctima. Con una aclaración: no nos temblará la mano a la hora de reclamar la repatriación fulminante de los interesados cuando se trate de inmigrantes que han vulnerado la frontera española con la expresa finalidad de delinquir, de promover el terrorismo o de aprovecharse de los servicios y ayudas sociales públicas sufragadas con los impuestos de todos.

La INTRA operará, por tanto, y de ahí la novedad, desde una perspectiva progresista que no asusta a la gente: la de los trabajadores autóctonos españoles, hostiles a la abyección racista pero al mismo tiempo letalmente afectados por el multiculturalismo y la mundialización liberal del mercado laboral; los trabajadores, bolsa habitual de votos de la izquierda, son las primeras víctimas del dumping (fraude consistente en realizar el mismo trabajo que los autóctonos pero a mitad de precio, siempre en beneficio del capital) y de los barrios degradados por las minorías étnicas extranjeras. Pero ha sido la derecha, y no el islam, la que ha utilizando a los inmigrantes como instrumento de demolición de conquistas sociales que atesoraban en Europa el resultado de un siglo de lucha obrera y sindical.

Debería ser la derecha liberal, y no el islam, la principal fortaleza a expugnar para un movimiento crítico con la actual política de inmigración. Y sin embargo, vemos que habitualmente no es así.

¿Dónde queda la extrema derecha en este escenario?

Se da la circunstancia, no exenta de consecuencia estratégicas, de que es esa misma derecha liberal judeocristiana y biempensante la que está utilizando a la extrema derecha, eterna partida de la porra del capital, para convertir a los inmigrantes que ella misma ha traído, en cabezas de turco de la crisis económica que ella misma ha provocado. Consecuentemente, el primer ataque de la INTRA consistirá en abalanzarse contra el ultrapopulismo demagógico a fin de arrebatarle el monopolio de la crítica anti inmigratoria. Por su complicidad con los poderes económicos, por su alianza con el sionismo, por su pestilente racismo encorbatado y legitimado en una farisaica defensa “de los derechos humanos” frente a la ley islámica (como si a los integristas católicos les hubieran importado nunca esos valores de izquierdas que esgrimen ahora de forma hipócrita), la extrema derecha es también culpable de la “puñalada por la espalda” asestada al pueblo español. Entendemos que éste y no otro es el motivo por el cual los ultraderechistas son en el fondo consentidos por el sistema vigente: que la oligarquía utiliza a dichos sectores, de forma consciente, para estigmatizar y deslegitimar la lucha contra la actual política de inmigración, arrinconándola en posturas que rozan lo delictivo, cuando no son directamente imputables por el código penal. Los populistas de ultraderecha intentan aprovecharse así, como auténticos animales de rapiña lanzados a la arena electoral por la derecha capitalista, de la situación de desesperación que sufren nuestros más humildes compatriotas, todo ello a fin de entrar en los parlamentos e instalarse cómodamente en el parasitismo institucional de la casta política. Siendo plenamente conscientes de que sus consignas, puramente demagógicas, sólo actúan como válvula de escape fraudulenta de la indignación popular, pero nunca podrán ser aplicadas en la política real precisamente por su carácter falsario y delirante, incompatible con la civilización, los demagogos ultraderechistas encarnan la avanzadilla del enemigo conservador al que la INTRA deberá hacer frente.

¿Significa lo dicho que ustedes no contemplan el islam como un problema?

La INTRA se compromete, en nombre de los valores ilustrados de nuestra tradición, a evitar que la cultura musulmana se instale en Europa de forma irreversible, porque entendemos que el islamismo radical, fenómeno autoritario y retrógrado donde los haya, camina en una dirección diametralmente opuesta a la de la democracia popular participativa que pretendemos promover durante las próximas décadas en el solar histórico de occidente.

Por el mismo motivo, carece de sentido que un ultraderechista cuestione los elementos antidemocráticos del islam. El islamismo radical y la extrema derecha judeocristiana son análogos por lo que respecta a su desprecio hacia los derechos humanos. ¡Se puede afirmar que unos y otros adoran al mismo dios intolerante: el de Abraham, llámese Yahvé o Alá!

¿Cuáles son sus fines a medio plazo?

No basta con frenar la inmigración, extirpar las redes sociales terroristas filoislámicas y repatriar a los ilegales. Habrá que dar una respuesta a la crisis económica provocada también, no lo olvidemos, por la derecha. Y para pedir sacrificios a la gente, primero tendremos que dar ejemplo: recortar las instituciones superfluas, como la monarquía, el senado, las comunidades autónomas y los liberados sindicales. Hay que sustituir a toda la clase política actual (unas 80.000 personas) y castigar a los culpables del desastre. Nuestro proyecto a medio plazo pasa así necesariamente por encarcelar a los políticos corruptos de las grandes organizaciones parlamentarias (que han excavado el pozo en el que actualmente se ahoga la clase trabajadora española) acusándolos de “traición a la nación”. Que no esperen de nosotros otra cosa que el uso de la legítima fuerza del Estado al objeto de expropiarlos de sus bienes y de privarlos de libertad para el resto de sus días; pues entendemos que todos ellos, sin excepción, han herido mortalmente a la sociedad española con sus políticas basadas únicamente en el lucro y en la voluntad racista (sionista) de suplantación étnica de nuestros compatriotas.

¿Un partido de izquierdas anti-inmigración?

Lo verdaderamente asombroso es que puedan existir partidos derechistas anti-inmigración cuando ha sido la propia derecha la que ha “importado” a los inmigrantes con las vergonzosas finalidades crematísticas ya expuestas. La irrisión total la hemos podido contemplar en Cataluña al constatar estupefactos que el Partido Popular, con Alicia Sánchez Camacho a la cabeza, intentaba sacar réditos electorales de carácter racista y xenófobo, cuando hace tan sólo unos años los dirigentes aznaristas reclamaban a voz en grito el comercio masivo de fuerza de trabajo tercermundista y condenaban a las catacumbas del nazismo cualquier crítica de este repugnante tráfico de carne.

¿En qué momento se encuentra ahora INTRA?

Estamos en fase precongresual, así que todavía no hemos aprobado un programa y nuestra intención es funcionar de forma asamblearia. Por ello lanzamos un llamamiento a todos los socialpatriotas auténticos, es decir, de izquierdas, y también a aquellos que se sientan hastiados de décadas de ultraderechismo estéril, para que hagan su aportación teórica, política y humana a nuestro proyecto.

¿Han tomado contacto con otras formaciones?

Vamos a mantener una ronda de contactos con todas las formaciones políticas socialpatrióticas a fin de promover un giro radical a la izquierda y delimitar el escenario “bélico” de futuro, fijando de forma clara quiénes van a ser nuestros amigos o meros adversarios y quiénes nuestros enemigos en la etapa de definitiva “ruptura histórica” con la extrema derecha.

¿Cuáles son los pasos que va a dar el partido durante los próximos meses?

Además de los contactos ya señalados, pretendemos completar de manera asamblearia y participativa la redacción del Manifiesto por una izquierda nacional de los trabajadores, cuyos Preámbulo y primera parte han sido ya publicados. Después organizaremos una rueda de prensa de presentación del partido, que se celebrará seguramente en Salt (Gerona).

¿Conoce la existencia de IN?

Sí. Hemos mantenido contactos desde finales de 2009 hasta noviembre de 2010. Pero no se ha llegado a un acuerdo de mínimos y nosotros nos hemos visto forzados, muy a nuestro pesar, a legalizar una nueva sigla de izquierda nacional.

¿Qué opina de este partido impulsado por Junco y Luna?

Tengo razones fundadas, pero largas de exponer en el limitado espacio de una entrevista, para afirmar de forma concluyente que permanecen anclados en posiciones ideológicas ultraderechistas, y ello a pesar de su esfuerzo por envolver la propuesta de IN con un mensaje atractivo para los trabajadores. El izquierdismo de Luna y Junco es puramente táctico; muy fácil, por tanto, de desenmascarar por parte de los medios periodísticos del sistema.

martes, 11 de enero de 2011

Minuto Digital rectifica las injurias de David Junco

http://www.minutodigital.com/2011/01/11/nota-de-rectificacion-de-jaume-farrerons/

DERECHO A RÉPLICA

Nota de rectificación de Jaume Farrerons

PUBLICADO 11 enero, 2011

En atención al Derecho a Réplica, publicamos íntegramente la nota enviada por el señor Jaume Farrerons a nuestro diario.

 
En respuesta a las manifestaciones sobre el abajo firmante vertidas en Minuto Digital (9-1-2011) por el Sr. David Junco Alonso, Coordinador general de IN, e independientemente de la acción legal que estudiaremos emprender si no las desmiente en el plazo de una semana a partir de la publicación de la presente nota, procedemos a rectificar los siguientes extremos.

El abajo firmante, Jaume Farrerons, 1/ no es “furibundamente antijudío”, sino crítico del sionismo precisamente por su carácter racista; y basa dicha crítica en la obra de autores judíos como Norman Finkelstein, Illan Pappé, Leni Brenner, Zygmut Bauman, Israel Shahak, entre otros. Jaume Farrerons ha condenado expresamente el antisemitismo en diversas publicaciones e incluso en los estatutos de la INTRA, de manera que procederá a denunciar ante los tribunales una calumnia que constituye una presunta imputación fraudulenta de delito tipificada en el código penal.

2/ el bajo firmante no propuso a Junco ningún debate sobre las razas, sino precisamente eliminar las referencias raciales y genéticas del “manifiesto” redactado por el ex miembro de la organización neonazi CEDADE y de Democracia Nacional Laureano Luna, ideólogo de “Izquierda” Nacional. El debate propuesto giraba entorno a consideraciones estratégicas y tácticas, no antropológicas, y fue Laureano Luna quien quiso convertirlo en un “debate sobre las razas” (sic) que debía demostrar la superioridad genética de las etnias que han creado la civilización occidental. A tal efecto, Luna remitió al blog de la INTRA una lista bibliográfica de obras firmadas por biólogos y científicos. David Junco no sólo miente, sino que manipula gravemente los hechos, imputando al abajo firmante actuaciones infamantes que ha realizado un miembro destacado de su propio partido, alguien cuya obsesión por el tema genético-racial no debería, a estas alturas, ser motivo de sorpresa, visto su pasado.

3/ el abajo firmante considera que la civilización occidental no es “superior” a otras civilizaciones, como afirma Laureano Luna en su manifiesto, sino simplemente diferente y digna de regenerarse, perpetuando con ello el lado positivo de un proyecto histórico oriundo de la antigua Grecia y basado en la verdad racional. De estas diferencias “doctrinales”, que hemos expresado en la red, provienen los ataques personales de Junco, donde se suplen las razones, que nunca se pudieron esgrimir educadamente porque el debate público fue censurado y bloqueado en el blog de IN, por los insultos, todo ello con fin de desencadenar un escándalo barriobajero de lo más obsceno e indecente. Cortina de humo que oculta y quiere ocultar lo importante, a saber, las materias de interés político acreditables documentalmente, sin descalificaciones personales, en un debate racional con la INTRA que les ha sido ofrecido decenas de veces a Luna y Junco pero que eluden por temor al ridículo.

4/ la INTRA condena enérgicamente que la IN de Junco y Luna afirmara la superioridad de Europa respecto de otras culturas y pretendiera basar dicha superioridad en un factor genético, porque tal planteamiento convertía a las restantes culturas y patrimonios biológicos en inferiores al nuestro; no se puede, en efecto, ser superior a algo si ese algo no pasa a convertirte, de forma automática, en inferior. Luna debería saberlo, ya que estudia lógica. Las consecuencias políticas y hasta legales en que podría derivar semejante enfoque no se le escapan a nadie.

5/ el abajo firmante intentó convencer a Laureano Luna y David Junco de que dichos planteamientos eran incompatibles con un proyecto de izquierdas creíble para cualquier ciudadano de a pie no intoxicado por la idiotez ultraderechista. La respuesta de Junco fue amenazar a Farrerons con acciones legales si osaba criticar públicamente la ideología de la Izquierda Nacional. Farrerons preguntó qué declaraciones de la INTRA podían ser consideradas injuriosas, con el fin de suprimirlas, porque el abajo firmante no las detectaba ni con lupa por mucho que releyera los textos colgados en el foro Comunidad de Diálogo, pero Junco insistió en que no se trataba de suprimir afirmaciones difamatorias, sino de eliminar toda forma de crítica pública, calificada de “sabotaje”, que pudiera afectarle a él o a su partido. La INTRA conserva los e-mails con semejantes amenazas, propias de un dictador bananero. Solicitamos al Sr. Junco permiso para publicar las vergonzosas chulerías que emitió por escrito, a fin de que el usuario de MD pueda juzgar por sí mismo sobre los hechos, de indudable interés político porque retratan la realidad de un ambicioso grupito de amigos de extrema derecha convertido en sigla electoral para engañar a los trabajadores.

6/ el abajo firmante reclamó que se suprimieran en el manifiesto de Luna las referencias privilegiadas al cristianismo, porque, unidas a las del sustrato étnico-genético y al pasado neonazi de los fundadores de Izquierda Nacional, sólo contribuían a confirmar el solapado carácter fraudulento y ultraderechista del nuevo proyecto, arruinándolo de antemano a efectos electorales. La simple lectura del libro de Luna acredita que, entre otras cosas, constituye un intento de demostrar la existencia de dios. Pero Luna no es sólo un creyente católico a nivel privado, sino que, en lugar de promover en la Izquierda Nacional una recomendable doctrina de laicidad y neutralidad en materia religiosa, pretende imprimir su fe particular en los documentos ideológicos del partido. Junco, también cristiano, le secunda en esta reaccionaria aspiración irracionalista, que augura un gris futuro de derecha clerical a su formación presuntamente de izquierdas.

7/ el abajo firmante nunca propuso un debate sobre el holocausto ni convertir el proyecto por una izquierda nacional de los trabajadores en un instituto revisionista, lo que no excluye que pueda haber referencias al tema político de la Memoria Histórica, pues se trata de cuestiones que, conviene no olvidarlo, se debaten en todos los parlamentos de occidente; en consecuencia, aquello que la INTRA propone, pero que Farrerons no le sugirió jamás a Junco, y que sólo se hace público aquí y ahora a efectos de rectificación, es un nuevo concepto legal de Memoria Histórica que debería tener consecuencias jurídicas nada desdeñables en el presente, pues, como sabemos, según la normativa penal vigente, el delito de genocidio no prescribe jamás.

8/ el abajo firmante, constatadas las profundas diferencias doctrinales de fondo entre el planteamiento de Luna/Junco y el suyo propio, propuso organizar el partido de manera asamblearia en una Coordinadora de Izquierda Nacional, de suerte que fuesen los militantes constituidos en dicho órgano soberano quienes decidieran sobre los contenidos ideológicos y la asignación de cargos, pero Junco respondió lo siguiente, como cabe acreditar aportando los e-mails correspondientes: (a) el presidente del partido debía ser David Junco y esta exigencia representaba un requisito innegociable (tomen nota los futuros afiliados) incluido de contrabando en la invitación a “participar” en IN; (b) el ideólogo de Izquierda Nacional era Laureano Luna y no podía modificarse el manifiesto “lunático” excepto en cuestiones muy puntuales que, pese a ser teóricas, se “negocian”, y nunca se debaten, en la minúscula secta denominada IN; (c) la asamblea del partido era para David Junco una masa borreguil –son palabras textuales suyas- y nunca aceptaría un funcionamiento asambleario de la organización. Aclaradas estas cuestiones, Jaume Farrerons tomó la decisión de fundar la Izquierda Nacional de los Trabajadores (INTRA). Inmediatamente después se produjeron las amenazas de Junco, ya referenciadas más arriba, y a fecha de 9 de enero el delito de injurias.

9/ el señor Junco acusa al abajo firmante de “enfermo mental”, una presunta injuria grave con publicidad que ya hemos acreditado jurídicamente por teléfono con nuestros abogados. La razón que alega David Junco para actuar con tan patética ligereza y vulgaridad es el hecho de que Jaume Farrerons ha militado en varios partidos. Conviene recordar empero que David Junco, como él mismo reconoció cuando se desplazó desde Asturias expresamente a Cataluña para negociar con el abajo firmante, había militado en el grupo neonazi Vanguardia Nacional-Revolucionaria. De ahí pasó a la ultraderechista Democracia Nacional, de la que fue expulsado por conspiración sectaria junto con el “iniciado mistérico” Laureano Luna. Junco ocultó a Farrerons que había sido también, hasta hacía muy poco, cabeza de lista al senado por Asturias del partido España 2000, una organización de imagen marcadamente ultraderechista donde milita nada menos que el histórico neonazi Ernesto Milá. Si aceptásemos que las múltiples militancias políticas, y más a cierta edad, son síntoma de desequilibrio mental, entonces el propio Junco debería acudir al psiquiatra inmediatamente por pretender, con semejante pasado, disfrazarse ahora de izquierdista (aunque, como vemos, sólo se tapa la cabeza, pues… ¡el trasero va desnudo!)

10/ por lo que respecta al equilibrio psíquico de los dirigentes de Izquierda Nacional, aquí habría mucho que hablar; y no precisamente a golpe de intoxicar con infundios, como hace Junco, sino basando las más que razonables sospechas de patología en declaraciones públicas que el señor Laureano Luna ha publicado en un libro, La insuficiencia del discurso racional, del año 2009, donde afirma haber mantenido contactos con Dios. Esta obra representa la fundamentación filosófica del Manifiesto de Izquierda Nacional (2010), pero Junco, que es un humilde hostelero sin estudios al que Luna le ha redactado incluso las respuestas a la entrevista de MD, no había leído el libro y es difícil que pudiera siquiera comprenderlo si lo intentase. Farrerons, licenciado y DEA en filosofía, sí lo leyó, quedando horrorizado al descubrir las pretensiones místicas de Laureano Luna, una supuesta superioridad intelectual “venida de lo alto” que él mismo conecta directamente con su actividad como ideólogo político y crítico de la modernidad. Todo debate con Luna termina, para resumirlo brevemente, de la misma manera, a saber: si no has pasado por la “experiencia de la suprema identidad” no puedes comprender nada sobre las verdaderas y pecaminosas causas de la crisis. Luna impone un dogma de fe y habla sin empacho de estados místicos en beneficio político propio. En esta delicada cuestión, el señor David Junco calla, a pesar de que fue exhaustivamente informado por el abajo firmante sobre los peligros mediáticos de semejantes alucinaciones. Junco ha podido constatar que tales manifestaciones de Luna existen realmente, que no se las inventa el “malvado” Farrerons. Pero, insistamos en ello, ¡no ha dicho ni palabra sobre el tema, pese a que la red ya rebosa! Junco engaña, por tanto, a sus propios afiliados sobre la naturaleza poco sana de su relación con el “ideólogo” Laureano Luna. El motivo es que Junco se beneficia de esa chaladura institucionalizada que es “Izquierda” Nacional. Si Luna habla con Dios y ha nombrado a Junco jefe del partido, entonces resulta que el presidente de IN lo es, Luna mediante, “por la gracia de Dios”, como el caudillo Franco y, claro, a Junco le sobran las asambleas. El abajo firmante le dio a Junco la oportunidad, que cabe acreditar por escrito, de contar con el apoyo de Farrerons, un simple mortal empero, para hacerse democráticamente con la presidencia del partido, siempre y cuando enviara a Luna al médico. Pero Junco y Luna son “amigos” y aquí no hubo tampoco, como en todo lo demás, opción racional posible de negociación o debate. Junco se ha comprometido, en definitiva, con las afirmaciones delirantes de Luna, lo que no le impide tener la desfachatez de vomitar en la prensa insinuaciones jocosas sobre el supuesto desequilibrio mental de Jaume Farrerons.

11/ el abajo firmante nunca ha militado en Alternativa Europea (AE). Tampoco en Ciutadans, aunque haya sido miembro de la asociación donde se cocinó este fraude político. ENSPO no fue nunca un partido, sino una asociación cultural de estudiantes de filosofía. ¡Ya hemos eliminado tres siglas! Pero, ojo, añadimos otra: la izquierdista Plataforma Nueva Europa, que Farrerons abandonó cuando los ultras Ernesto Milá y Enrique Moreno intentaron derechizarla. En CiU estuvo afiliado el abajo firmante por cuestiones profesionales y sindicales relacionadas con la defensa de los derechos humanos en las prisiones catalanas. Antes de ser mayor de edad había militado Farrerons en las Juventudes Socialistas de Catalunya y en Falange Auténtica (hedillista, antifranquista). Desde 2003, ha pasado por tres partidos: la PxC, el PNR y el PxCat (escisión del primero), hasta decidirse a fundar una sigla que permitiera desarrollar sin obstáculos la nueva política patriótica que los tiempos demandan. Una política que deberá ser crítica con los actuales planteamientos migratorios pero sin incurrir en sospechas de racismo ni, por ende, en la vulneración de los derechos humanos de los inmigrantes. Aclaro, en fin, que el antirracismo del abajo firmante no es nuevo, sino que procede de la etapa ENSPO (es decir, de años ochenta, coincidiendo en el tiempo con la militancia neonazi de Luna en CEDADE) y está acreditado por el Diccionario de Partidos Políticos de la Enciclopedia Catalana. En cualquier caso, lo que no explica Junco (o sea, Luna) es por qué se dio de baja Farrerons de esos partidos. Farrerons abandonó la PxC siendo secretario general y autor del programa porque ese mismo programa, rabiosamente antirracista, no se cumplía; el interesado se encontraba ya entonces situado mucho más a la izquierda que Anglada en la cúpula de la PxC. En el caso de AE, nunca militó pero fue el autor de su programa, germen ideológico del MSR, un partido que había de emprender la larga marcha hacia la izquierda de forma progresiva, pero que jamás consumó este loable proyecto por razones que ahora no vienen a cuento. En el caso del PNR, el abandono de Farrerons es el resultado de que no se constituyera en Vic una candidatura de izquierdas contra la actual política de inmigración que ya había sido anunciada en la prensa con el beneplácito del presidente del partido, el ex comunista Juan Colomar. En el caso del PxCat, siendo Farrerons autor del programa del partido, claramente de izquierdas (se define la organización como “partido de los trabajadores”), y secretario de prensa, se dio de baja porque el presidente Figuerola incumplía también su norma programática y suprimía en la web oficial los comunicados del abajo firmante en los que éste definía el partido como novedoso proyecto de centro-izquierda en defensa de los trabajadores afectados por la política derechista de inmigración. En caso de Ciutadans, Farrerons abandonó la asociación en solidaridad con quienes, desde posiciones de izquierdas, reclamaban una asamblea general y habían sido expulsados de la organización por este simple motivo. En definitiva, los cambios de sigla del abajo firmante denotan una persistente coherencia con programas políticos que él mismo había redactado, pero que no se cumplían, y con posiciones izquierdistas que había defendido también en el ámbito laboral y sindical de las prisiones (cumplimiento estricto de la legalidad y respeto a los derechos humanos). Este documentado proceso de evolución hacia el estricto enfoque de extrema izquierda, cada vez más radical, comienza en 1987 con la Plataforma Nueva Europa, promovida por un comunista, Juan Colomar Albajar, ya nombrado, y el abajo firmante, y culmina con la fundación de la INTRA el 13 de octubre de 2010. En 2006, David Junco todavía era dirigente del cuchitril “facha” España2000.

Jaume Farrerons
Figueres, 11-1-2011

lunes, 10 de enero de 2011

Entrevistan al presidente de la INTRA


Mediterráneo Digital vuelve a tomar la delantera a todos sus competidores y se marca una nueva exclusiva para la hemeroteca entrevistando, en absoluta primicia informativa, al hombre más buscado de los últimos días y sobre el que tanto se ha especulado en todos los medios de comunicación nacionales: Jaume Farrerons, el presidente y fundador de Izquierda Nacional de los Trabajadores, el primer partido patriota-identitario de nuestro país que ve nacer su raíz ideológica... desde la izquierda.

La noticia, adelantada hace unos días y en rigurosa primicia por nuestro equipo de redacción, sorprendió una vez más a todo el panorama periodístico actual, llevando nuevamente el trabajo y la labor de investigación a la palestra informativa de nuestro modus operandi habitual.

Jaume Farrerons Sánchez, fundador de INTRA. Nacido en Barcelona en 1961, es licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación. Diploma de estudios avandazos (DEA) en filosofía moral por la Universidad de Barcelona, en 1996 constituyó la Asociación Democrática Catalana de Funcionarios de Prisiones (ADECAF) que actualmente preside.

Vinculado políticamente a numerosas formaciones de diversa índole, es, entre otras, responsable de la declaración programática del Movimiento Social Republicano y de la a estas alturas ya archi-conocida Plataforma per Catalunya de Josep Anglada. En 2007 se integró en las filas del Partit per Catalunya (PxCat), en el que ejercería como secretario de formación, estudios, programas y responsable de prensa. Enfrentado con la dirección, en febrero de 2009 abandonaría la nave de Mateu Figuerola después de un cruento y no poco polémico duelo mediático con su propio presidente.

Mediterráneo Digital, siempre a la vanguardia del panorama informativo actual, se marca otra primícia que, posiblemente, volverá a copar las principales portadas de los medios de comunicación de nuestro país. Mientras otros copian, la innovación permanente, sigue siendo nuestro único signo de identitad.

Jaume Farrerons, el presidente del primer partido patriota de izquierdas de España, a la palestra.

"Un proyecto político serio contra la actual política de inmigración debe arraigar en la izquierda sociológica (¡no ideológica!), es decir, entre los trabajadores autóctonos, los principales perjudicados por la mundialización del mercado de trabajo"


"La principal aportación que supone INTRA en nuestra política es haber conseguido fundir en uno solo dos imperativos políticos que hasta ahora permanecían extraños y opuestos, a saber, el imperativo social y el nacional".

"Anglada aceptaba ser calificado de xenófobo y hasta de racista con tal de aparecer gratis en los medios de comunicación"


"No se puede luchar contra el fenómeno globalizador desde el "centro liberal". Sólo un incompetente político como Mateu Figuerola puede proponer en los estatutos del PxCat semejante incongruencia"


"Creo que la PxC puede estar empezando a tocar techo electoral"

"PxC es un partido basado en una personalidad carismática, y encima demagógica, como la de Anglada y no en la ideología, la seriedad del trabajo bien hecho, la formación de cuadros y la distribución de funciones entre especialistas en distintas materias"


"Anglada carece de formación universitaria, ciertamente, pero es un político de verdad, una persona que lucha, trabaja y lidera, mal que bien, su organización. El caso de Figuerola es muy distinto. Se trata de un auténtico perezoso y analfabeto"

"Yo era consciente desde el principio, en alguna medida, de las carencias culturales del Sr. Figuerola, pero lo consideraba una persona honesta desde el punto de vista moral. Le respeté por su sencillez y campechanía. Me equivocaba. El Sr. Figuerola está repleto de soberbia y miente sin escrúpulos"

En los últimos días, destapábamos a través de las páginas de Mediterráneo Digital, y en rigurosa primicia informativa, la muy próxima puesta en marcha de Izquierda Nacional de los Trabajadores, el primer partido que, desde los postulados de la izquierda política, es pionero, entre otras, en poner el dedo en la llaga en los problemas que genera la inmigración en nuestro país. ¿Cómo nace este proyecto y con qué objetivos?

Este proyecto es el resultado de dos factores. En primer lugar, de mi experiencia política personal como secretario de estudios y programas, primero, y secretario general, después, de Plataforma per Catalunya, por no hablar del análisis racional de experiencias equivalentes con otras propuestas similares que han sido fagocitadas por el sistema oligárquico vigente a través de la estigmatización mediática o la absorción fraudulenta de parte de sus reivindicaciones por partidos de derecha liberal, al estilo de la "operación Sarkozy".

De ello hemos aprendido que la lucha contra la actual política de inmigración no puede plantearse desde la derecha sin quedar arrinconada en el ghetto del radicalismo racista. Abandoné la PxC en 2007 precisamente porque Anglada no respetaba el programa que como secretario de estudios y programas había redactado para él a fin de evitar este arrinconamiento letal. Anglada aceptaba ser calificado de xenófobo y hasta de racista con tal de aparecer gratis en los medios de comunicación. No se daba cuenta de que admitiendo dicho regalo envenenado convertía su partido en un nido de ultraderechistas y el sistema oligárquico le imponía subrepticiamente un techo electoral que nunca le permitiría superar el 15% de los votos. La misma estrategia, harto efectiva como sabemos, que la usada contra Le Pen en Francia.

En segundo lugar, el factor ideológico. Yo no me siento ni me he sentido nunca de derechas, procedo del Partido Socialista y de la Falange hedillista, es decir, antifranquista. Desde mi juventud me he considerado nacional-revolucionario y mi primer envite político, la Plataforma por una Nueva Europa, tuve el honor de compartirlo con el ex trotskysta Juan Colomar en 1987. Ingresé en el partido de Anglada sólo para evitar su temprana derechización, pero, por poner un ejemplo, mi candidatura en Barcelona fue literalmente saboteada por los neonazis que rodeaban al jefe y que no toleraban mi declarado antirracismo. En suma, respondiendo a su pregunta, el proyecto nace con la finalidad de evitar errores que no dejan de repetirse una y otra vez en el campo patriótico. Un proyecto político serio contra la actual política de inmigración debe arraigar en la izquierda sociológica (¡no ideológica!), es decir, entre los trabajadores autóctonos, los principales perjudicados por la mundialización del mercado de trabajo, quienes al mismo tiempo experimentan todavía la emoción y el sentido ético de la patria.

¿Qué diferencia a INTRA del resto de formaciones del arco parlamentario actual?

Vamos a defender los intereses morales y materiales de los trabajadores españoles sin mirar a quien molestamos ni pedirles permiso a los bancos para dejar de sufragar sus agujeros financieros con dinero público. La diferencia radical es nuestro sistema de valores fundado en la verdad racional como principio ético supremo, pero también el carácter asambleario de la organización y el hecho de haber fundido en uno solo dos imperativos políticos que hasta ahora permanecían extraños y opuestos, a saber, el imperativo social y el nacional. Nuestro enemigo es la oligarquía liberal mundialista en su conjunto, la misma que financia y controla en la sombra las formaciones del arco parlamentario a las que usted hace referencia; promovemos frente a ella una genuina democracia popular participativa que encarcele en masa a los políticos corruptos, incompetentes y criminales actualmente en el poder. Pretendemos demoler la actual sociedad de consumo, no parchearla, como sugiere Laureano Luna, para que sólo puedan disfrutar de ella los ciudadanos del país. La INTRA quiere llevar hasta sus últimas consecuencias el proceso de racionalización inscrito en el proyecto ilustrado, que en la actualidad ha entrado en crisis precisamente por una cuestión de valores, a saber, que la sociedad de consumo coloca el valor felicidad y el bienestar económico productivista y consumista muy por encima e incluso en contra de la exigencia ética de verdad que hace posible la ciencia. Ahora bien, un mundo tecnológico no puede funcionar bajo semejante axiología ficcionalista, matriz de la supracultura financiera. Al final tenemos un conflicto entre las exigencias lógicas del progreso y los valores utilitaristas vigentes, incompatibles con la racionalidad.

¿Son los trabajadores, al fin y al cabo, los grandes perjudicados del descontrol en las políticas de inmigración que se propugna desde el sistema?

En efecto. Éste es el punto de partida estratégico y táctico de la INTRA. Llevar nuestro mensaje a los principales perjudicados por la actual política de inmigración, que no son las clases medias, sino los trabajadores. Por eso no podemos identificarnos con el centro político, porque las pequeñas burguesías profesionales que nutren habitualmente las formaciones centristas no son visceralmente hostiles a la actual política de inmigración, siendo así que se han beneficiado también de ella en forma de servicios domésticos más baratos. En suma, si queremos combatir la mundialización del mercado de trabajo, hemos de cuestionar de raíz el liberalismo que lo promueve. No se puede luchar contra el fenómeno globalizador desde el "centro liberal". Sólo un incompetente político como Mateu Figuerola puede proponer en los estatutos del PxCat semejante incongruencia.

¿Qué les diría Jaume Farrerons a los que piensan que, desde la izquierda, es imposible emprender un proyecto político de estas características?

La cuestión es cómo se puede combatir desde la derecha política, radical o moderada, una inmigración masiva que viene promovida por la derecha económica con el fin de abaratar costos laborales. Tratándose de izquierdistas clásicos, les diría que si no defienden los intereses de los trabajadores nacionales en lugar de los dogmas mundialistas políticamente correctos acuñados en Hollywood y Wall Street, las izquierdas van a desaparecer del mapa político europeo en una década. También les diría, a unos y a otros, que se puede luchar contra la actual política de inmigración sin difamar la persona del inmigrante ni incurrir en el racismo. El verdadero ataque de la izquierda, y en esto quizá estén todos de acuerdo conmigo, debe ir dirigido contra la derecha sociológica, que importa carne de cañón laboral para aumentar sus tasas de beneficio, lo único que, junto a la salvación del alma, a los burgueses parece importares en la vida. Los inmigrantes que vienen de países pobres no van a encontrar por esta vía una solución a la situación de sus sociedades de origen. Dichas sociedades permanecerán ancladas en el subdesarrollo por mucho que algunos contingentes de inmigrantes vengan aquí a convertirse en miembros de pleno derecho de la sociedad de consumo occidental. Es necesario demoler el presente modelo social a fin de erradicar la miseria material y moral del Tercer Mundo. Y para ello necesitamos una transvaloración de todos los valores que reconozca la verdad como requisito insoslayable de la existencia humana. Los europeos somos herederos de los antiguos griegos. La antigüedad clásica define nuestra identidad, la razón, que es institucional, no racial. Sólo en dicha inflexión axiológica acontece una auténtica ruptura con el liberalismo. El socialismo no puede funcionar sobre un sustrato axiológico hedonista y utilitarista, es decir, liberal. Este es el gran error de Marx. Para que el socialismo funcione desde el punto de vista económico, la gente debe ser educada desde su más tierna infancia para actuar de acuerdo con imperativos éticos racionales. La felicidad no es un valor cultural. Si el fin de la vida es el bienestar material y la abundancia, entonces el capitalismo ya ha ganado la partida de antemano. Aunque sea destruyendo el ecosistema, las culturas, los pueblos y los fundamentos comunitarios de la vida social, el sistema de mercado siempre producirá más objetos de consumo que un sistema socialista. La cuestión no es, por tanto, la oferta, sino la demanda: si queremos esas mercancías superfluas como requisito de estatus para devenir seres humanos dignos o si las despreciamos en nombre de nuestros propios valores socialistas.


"Creo que la PxC puede estar empezando a tocar techo electoral"

En Cataluña, sobre todo y fundamentalmente, hemos vivido una proliferación de las formaciones identitarias o mal denominadas como de la 'extrema derecha'. Buen conocedor es Jaume Farrerons de esta casuística. ¿Cómo valoraría el resultado electoral de PxC en las últimas elecciones?

Creo que la PxC puede estar empezando a tocar techo electoral. Ha crecido muy rápidamente a base de aglutinar gente que, además de estar en contra de la actual política de inmigración, no tiene problemas morales a la hora de calificarse a sí misma de racista y xenófoba. La cuestión es que la mayoría de los trabajadores no nos sentimos cómodos bajo la etiqueta de racistas ni, mucho menos, de ultraderechistas franquistas. Los trabajadores tenemos miedo de ser estigmatizados en nuestro mundo laboral y entorno familiar si apoyamos a alguien que se muestra con esa imagen de demagogo peligroso que el propio Anglada parece haber aceptado. Los trabajadores, en términos generales, no ven a un radical de derechas, la eterna partida de la porra del capital, defendiendo sus derechos laborales; las mujeres no ven claro tampoco que precisamente un integrista católico deba rescatarlas de las humillaciones sexistas inherentes a la dogmática religiosa musulmana. Y la gente que piensa un poco, aunque sea de vez en cuando, no entiende que se ataque al islam porque la ley islámica vulnera la democracia y los derechos humanos, mientas, a la vez, se está atizando el racismo más pestilente; una actitud condenada por esa misma Declaración Universal de los Derechos Humanos que la PxC quiere supuestamente "salvaguardar" frente a la "amenaza" integrista. La verdad es que a la ultraderecha le han importado siempre "un pepino" los principios jurídicos democráticos, igualitarios y humanitarios en los que ahora se ampara para legitimar, de forma contradictoria, el racismo kukluxklanero de siempre. Lo que pasa es que Anglada está usando y abusando de mi programa, pero en su boca nunca será convincente si sigue insistiendo en el papel de ultraderechista empetrecido que la oligarquía le ha asignado y que él representa gustoso. Los trabajadores rechazan la actual política de inmigración, pero no votarán en masa a la extrema derecha, porque entienden que el remedio es peor que la enfermedad. Al aceptar lo que he denominado el "regalo envenenado" de la prensa del sistema, a saber, aparecer en los medios a cambio de aceptar el calificativo (que es una imputación de delito, no lo olvidemos) de racista y xenófobo, Anglada construía él mismo el techo electoral de su partido. Y con ello le hacía un gran favor al Partido Popular y a CiU. Este hecho, unido a la operación Sarkozy practicada descaradamente por Sánchez Camacho en Cataluña, ha metido a la PxC en el corralito ultraderechista donde la oligarquía quiere tenerla encerrada y controlada en beneficio propio. Sin embargo, la Plataforma, incluso con el actual modelo, seguirá creciendo, aunque quizá a un ritmo más lento. Otra cosa es que pueda gobernar algún día. Desde luego, a Anglada le solucionaría la vida ser parlamentario, si es eso lo que realmente quiere, pero jamás podrá llevar a la realidad un programa de lucha contra la actual política de inmigración basado en actitudes de extrema derecha. Los propios interesados, a saber, los trabajadores, se lo impedirán. Ahora bien, Anglada se toma en serio su causa, creo que es sincero en su empeño aunque se equivoque en las formas. Por este motivo, sugiero que Anglada debe refundar la PxC y, sobretodo, debe reinterpretarse a sí mismo desde cánones políticos completamente nuevos, en lugar de convertirse en una vulgar fotocopia de los eurosionismos al uso.

¿Por qué, a pesar de los 75.000 votos obtenidos, la polémica sigue rodeando permanentemente a Plataforma per Catalunya y a Josep Anglada?

En un partido basado en la personalidad carismática, y encima demagógica, y no en la ideología, la seriedad del trabajo bien hecho, la formación de cuadros y la distribución de funciones entre especialistas en distintas materias, cualquiera puede sufrir la tentación de ocupar el lugar del jefe. "¿Qué tiene de especial Anglada?" se preguntan los que le secundan; "¿Por qué él y no yo?" Es indudable que el modelo de partido promovido por Anglada convierte al número 2 designado por él en permanente candidato a sustituirle. Anglada no tiene "razones" que ofrecer, sino sólo su autoridad. Y dicha autoridad se acata o no se acata. Puede ocurrir que al principio se acate, pero cuando se observan arbitrariedades, irregularidades e incongruencias del individuo, la incapacidad humana de acatamiento totalmente ciego, unida a la callada y oculta ambición de desplazar al leader, desencadenará tarde o temprano el conflicto. Y si Anglada renuncia a nombrar un número 2 y a disponer de otras figuras secundarias al servicio del partido, porque todas ellas representan una amenaza para su frágil liderazgo, Anglada, ayuno de formación universitaria, alguien que tampoco por profesión es especialista en nada, deberá empero ocuparse de "todo", no podrá delegar, a fin de evitar que nadie, excepto él, proyecte una personalidad política definida, aunque sea subordinada y complementaria a la suya. Pero un partido importante jamás podrá funcionar con este modelo caciquil en una sociedad democrática moderna, donde la información representa el factor decisivo. El resultado de tales carencias es el escándalo mediático de las periódicas escisiones, rebeliones y críticas destructivas (las constructivas no se consienten, simplemente no puede haber críticas sin ruptura porque el jefe no las admite de buen grado). Tales críticas, por tanto, tan necesarias en un ambiente sano, no podrán ostentar nunca carácter ideológico o político sustantivo, sino totalmente personalista, con insultos y descalificaciones, como peleas barriobajeras que extreman hasta la obscenidad el ambiente mundano, rabiosamente callejero y anti institucional, que se vive habitualmente en el seno de la organización.

"Mateu Figuerola es un auténtico perezoso y un verdadero analfabeto"

Otra de las formaciones en liza, el Partit per Catalunya, de la que usted además fue el ideológo estatutario. ¿Qué opinión le merece el partido de Mateu Figuerola?

En el año 2008 intenté refundar el proyecto político iniciado por mí en la PxC (y luego abandonado por culpa de Anglada) desde una perspectiva moderadamente de izquierdas. A tal efecto, elaboré el programa político y la mayoría de los documentos públicos del Partit per Catalunya (PxCat), escisión supuestamente "moderada" de la PxC, pero lo que me encontré a la larga en Cervera fue mucho peor que lo ya conocido en Vic. Anglada carece de formación universitaria, ciertamente, pero es un político de verdad, una persona que lucha, trabaja y lidera, mal que bien, su organización. El caso de Figuerola es muy distinto. Se trata de un auténtico perezoso y analfabeto que no contestaba a mis e-mails a fin de evitar la evidencia documental de su absoluta incompetencia en cualquier materia de interés político. Él mismo me reconoció que no sabía nada de nada y que esperaba dejar la presidencia del PxCat "algún día". Figuerola, hasta que llegue ese día, repite de memoria las frases del programa que le redacté como si fueran consignas (que, en su pedestrismo integral, malentiende) y no argumentos susceptibles de exposición razonada. Todo lo que "sabe" el señor Figuerola es que el señor Figuerola "quiere ser president", es decir, ocupar el lugar de Anglada, a quien traicionó de manera vergonzosa por pura ambición personalista y no, como pretende, por diferencias de ideas o de talante moral. Figuerola, es cierto, también tiene claro que es "de derechas", pero no le pregunte usted sobre fundamentos, información objetiva o crítica racional: su derechismo es lo más parecido a un tic neurasténico objetivado en la frase "l'esquerra és el dimoni" (la izquierda es el demonio). Con Figuerola estamos, en suma, ante un típico subproducto de los segundones de la PxC, nutridos en la egolatría imperante en Vic, con un yo hinchado equiparable al del máximo dirigente populista, aunque sin llegar ni de lejos a su capacidad de trabajo. Figuerola necesitaba un programa y yo, ingenuamente, se lo elaboré a jornada completa. Pero luego, como pago, Figuerola enviaba a los medios de comunicación, siempre por su cuenta y riesgo, nota de prensa que eran totalmente incompatibles con ese mismo programa, un documento que él había saludado como un hito histórico en el congreso fundacional del partido. Por poner un ejemplo, el PxCat se define como "partido de los trabajadores" en el programa redactado por mí, pero Figuerola, siguiendo sus instintos derechistas y sin consultar con nadie (el PxCat es algo así como su cortijo) envió una nota de prensa reclamando el despido libre como medio para combatir la crisis económica. Además, firmaba los comunicados a nombre de toda la ejecutiva, sin que el máximo órgano colegiado del partido los conociera y aprobara. Figuerola no sólo carece de toda cultura política, sino que ignora las formalidades que rigen el funcionamiento de una organización democrática y que distinguen a un partido de una empresa privada o, sin ir más lejos, del lavabo de su casa. Finalmente, está la cuestión ética. Yo era consciente desde el principio, en alguna medida, de las carencias culturales del Sr. Figuerola, pero lo consideraba una persona honesta desde el punto de vista moral. Le respeté por su sencillez y campechanía. Me equivocaba. El Sr. Figuerola está repleto de soberbia y miente sin escrúpulos. Así, cuando abandoné el partido a raíz de su vergonzoso apoyo unilateral a la masacre de Gaza, Figuerola afirmó en los medios de comunicación que me había expulsado por antisemitismo y por defender el terrorismo de Hamas, es decir, mintiendo de forma vergonzante e imputándome auténticos delitos sin calibrar el alcance de tan graves afirmaciones. El semanario que publicó sus infundios tuvo que rectificar por temor a actuaciones judiciales. Cuando lo hizo, afirmó expresamente que Figuerola había mentido, pero éste inventó entonces sin pestañear una nueva versión de los hechos totalmente contradictoria con la anterior. Figuerola, en fin, no mostró problemas de conciencia religiosa por la ofensa cometida a pesar de su acendrada fe católica. ¡Si ésta es la alternativa moral a los politicastros corruptos e incompetentes que nos gobiernan, más valdría dejar las cosas tal como están, porque todavía pueden empeorar mucho más! Mi proyecto político se funda en la verdad e incluso en el programa del PxCat se hablaba de la exigencia de verdad como principio ético fundamental de la vida pública, de manera que el Sr. Figuerola, de respetarse la declaración programática de su propio partido, debería ser expulsado por impostor de forma fulminante. Quienes se mantienen a su lado en la ejecutiva, conscientes de ese fraude político que es el PxCat, sólo pueden estar hechos, por tanto, de la misma pasta humana que su "president". En cualquier caso, los trabajadores no deberían confiar en personajes de tales características. Entre Figuerola y Anglada, prefiero a Anglada. Hago esta afirmación con conocimiento de causa y habiendo sido muy crítico con el dirigente de la PxC.

En las municipales... ¿se atreve a realizar algún pronóstico?

Creo que Anglada aumentará el número de candidaturas y la implantación territorial del partido, pero fracasará en su objetivo de ser alcalde de Vic.

¿Qué futuro le augura a corto y medio plazo a su propia formación?

Creo que podemos arrasar una vez quede en evidencia el carácter volátil y poco serio de los populismos actualmente imperantes.

Sr. Farrerons, todo un privilegio y un verdadero placer. Muchísima suerte en su proyecto, le seguiremos de cerca. Gracias por su deferencia con Mediterráneo Digital.

Gracias a vosotros. Si usted me lo permite Sr. Sánchez quisiera subrayar lo siguiente: la verdad es el único valor racional que puede ser compartido por todos sin debate previo, pues quien niegue este punto de partida debe aportar argumentaciones válidas, es decir, verdaderas, y ya ha aceptado de antemano, sin saberlo, lo que supuestamente rechaza en el momento mismo de cuestionarlo. Esta afirmación tiene dos consecuencias, una de carácter ideológico, porque el valor de la verdad define la identidad europea desde los griegos y constituye el fundamento de la ciencia y del progreso propios de la civilización occidental; otra, de carácter organizativo, porque al aceptar la verdad como valor supremo entramos en una exigible dinámica asamblearia y democrática de fundación de la autoridad que debe plasmarse en la estructura misma de la entidad política depositaria de nuestro proyecto colectivo. A partir de ahí, el apoyo a los líderes debe basarse en unos requisitos morales e intelectuales que, lamentablemente, no se dan en la actualidad, motivo por el cual nos hemos visto obligados, después de peregrinar por diversas organizaciones, a fundar la Izquierda Nacional de los Trabajadores (INTRA).